Regreso a CubaLiteraria  
 
 



Revistas


Poetas

José Lezama Lima
Gastón Baquero
Angel Gaztelu
Virgilio Piñera
Justo Rodríguez
Fina García Marrúz
Eliseo Diego
Octavio Smith
Lorenzo García
Cintio Vitier
Cleva Solís

Músicos
Julián Orbón
José Ardévol

Pintores
Mariano Rodríguez
René Portocarrero

Otros
intelectuales

Bella García
Agustín Pí

 
La Amistosa compañía
Para el año de 1944, lo que sería Orígenes como Grupo y Revista, circunstancia en un espacio - tiempo, ya existía en la amistad y diálogo espiritual entre varios intelectuales, idea en su mayor puridad hecha forma explícita y material en la revista, la mejor concreción del espíritu moderno, modo de traspasar el ámbito del deseo a su satisfacción, visualización de los anhelos dado en los modos más terrenales por el acto del diálogo y la creación.
La idea central, como centro de positividad y promotor de las futuras creaciones, partió del rechazo a las coyunturas circunstanciales de una epidermización de la cultura. Así pues el manifiesto sustentador del quehacer origenista se perpetuó en el punto medular de la cultura, entendida como defensa de la libertad del hombre, en su ser individual y participativo, entraña y raíz de sus formas de decir y actuar, ajenas a la imagen circunstancial requerida o deseada, en una "atemporalidad" - como punto de partida - que sacudiera de hojarascas innecesarias y adulterantes su propia condición.
De esta percepción de un mundo trascendido en la superficialidad y carencia de finalidad dados en el contexto epocal republicano, surge el fundamento de la visión teleológica y trascendental, basada en un sentido de "lo cubano" dado en los planos más subyacentes (ocultos, secretos, esenciales) de la realidad.
Parafraseando a José Ortega y Gasset, diríamos que fue la búsqueda de la esencialidad - afianzamiento - del hombre como el "yo" salvado de sus circunstancias para así, inocente, ofrecer la prístina visión de su rol en ellas. Es así que a Orígenes - como manifestara José Lezama Lima en su polémica con Jorge Mañach, en 1949 - importan "las raíces protozoarias de la creación" como modo de limpiar de falsedades arcaizantes la obra cultural que agonizaba "en las vastas demostraciones del periodismo o en la ganga mundana de la política"
Pero Orígenes, como destacara el propio Lezama Lima, fue alguna vez más que una generación literaria, fue (es) un "estado organizado frente al tiempo", definición que nos otorga un punto de partida para explicar algunos de sus rasgos más significativos y esenciales. Entre ellos destaca, como hemos mencionado, la no circunstancialidad del proyecto origenista en su propósito de desarraigar la acción cultural como un hecho estrictamente dependiente de la coyuntura socio- política que le sirve de escenario vital. Esta intención no debe confundirse con un desarraigo de ese contexto sino que, por el contrario, es el empeño de encontrar no las causas que lo atan a la circunstancia de manera fortuita, entendida esta como algo fortuito también, sino los "enlaces ocultos" (al decir lezamiano) que sostienen esta dependencia, al desechar las razones epidérmicas y falsas para encontrar los lazos de mayor esencialidad. El proyecto origenista es "un rasguño en la piedra", una organización verdadera de un ente que, por tener raíces de profundidades ancestrales,no depende de los arrastres de vendavales coyunturales, del "tiempo" en tanto elemento que marca una caducidad, sino sumergimiento en un espacio donde la fluencia temporal permite los más largos desplazamientos.
Como mismo ante la banalidad de la circunstancia epocal marcada por la etapa republicana - donde la consonancia política de todo acto (tanto causal como consecuente) estrechó los horizontes de valoración cultural - se manifestara en Cuba, a través de la poesía, el desacuerdo ante la opresión social, unas veces en posturas de abierta denuncia (poesía social) y otras en explícita negación (poesía pura), Orígenes, en su actitud de rechazo se constituyó en propugnador de un proyecto nacionalista de resistencia fraguada en lo implícito de la acción misma que lo llevó a un rompimiento del estrecho poliedro de lo circunstancial en un empeño no tanto de avanzar como de ir hasta los orígenes.
Ante una nación desvirtuada en lo "esencial político" se erige una propuesta nacionalista que busca en sus "piedras fundadoras" las razones de ser de esa nacionalidad. El rechazo al dualismo vida - cultura, como consecuencia también de la época, pérdida de sus significados y funciones por el amalgamiento a que esta integración había conducido, es uno de los aspectos de la propuesta de Orígenes como posibilidad de selección - no fatal dependencia - del mundo que rodea al hombre, no en una "evasión" más allá de una mera recreación literaria para ser la construcción de una imagen más real por fidedigna. La validez de lo circunstancial está dada así por el significado con la fuente original, nexos intrínsecos y no extrínsecos con una tradición que la emparientan con la Suprahistoria. Dicho en palabras de José Lezama Lima, en la temprana fecha de 1939, en el primer número de Espuela de Plata es:

Mientras el hormiguero se agita - realidad, arte social, arte puro, pueblo, marfil y torre - pregunta, responde, el Perugino se nos acerca silenciosamente, y nos da la mejor solución: Prepara la sopa, mientras tanto voy a pintar un ángel más.

Orígenes demostró que "el rasguño en la piedra" dentro de la cultura es tan poderosa arma como el manifiesto social. Ese fue su programa de sentido humanista que seguía el dictado martiano como base ideotemática del Grupo, índice de eticidad y dignidad. Momento estudiado, investigado, rechazado, tolerado o amado, Orígenes descubrió el lado más oculto del ser cubano y por esa conjunción indisoluble con su alma ha trascendido en los destinos de la nación.

 

Inicio | Valoraciones | Integrantes | Galería de imágenes | Revista | Números | Opiniones | Colaboradores | Créditos
Inicio
Valoraciones
Integrantes
Galería

1944-1945


1945-1946

1947-1948

1948-1949


1950-1952

1952-1954