Inicio imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
CF cubana
 

Creadores de Universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  
¿Algo caracteriza a la CF cubana?
¿Por qué escriben?
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán

Ciencia Ficción y originalidad

 

 
 

Por: Antonio Mora Vélez

La utilización por parte de los escritores de ciencia ficción de algún tema o concepto de otro escritor anterior, es uno de los tópicos que confunde a los lectores y personas que no poseen mayor información sobre el género y que desconocen las reglas implícitas de la creación literaria en este campo. Muchos suelen decir que ese escritor carece de originalidad y hay quienes llegan a acusarle de plagio. Sobre el particular conviene tener en cuenta los siguientes referentes y conceptos:

Por los años 30s Karel Capek, escritor checo de CF, acuñó en una de sus novelas, el término robot (derivación de una palabra checa que quiere decir trabajo duro). Ese término lo popularizó años después Isaac Asimov, sin que nadie haya osado decir que el autor de Yo, Robot (1950) sea un imitador. Tal vez el primer escritor en tratar el viaje por el espacio fue Luciano de Samosata (siglo III d.C) y a nadie se le ha ocurrido señalar a Julio Verne de plagiario por haber escrito muchos siglos después su célebre libro De La Tierra a la Luna (1865), ni a los centenares de escritores que han trabajado después la “Space Opera”. El viaje por el tiempo, antes de H.G. Wells lo escribió Edward Bellamy (Looking Backward, 1888), y no creo que haya un terrestre que ponga en tela de juicio la importancia de La máquina del tiempo (1895) del primero, ni que descalifique a los muchos narradores que han escrito obras sobre lo mismo.

Conviene precisar entonces que los temas de la ciencia ficción no son de propiedad de quien primero los haya tratado del mismo modo que el amor no lo es de Shakespeare ni de los demás clásicos que lo han utilizado en sus ficciones. Antes que Paul Andreson el tema de la corrección de la historia fue tratado por Isaac Asimov en su novela El fin de la eternidad (1955), pero es sabido que Paul Anderson logró una mejor y más literaria versión del mismo con la novela Guardianes del Tiempo (1960) que a mí particularmente me gusta más; y nadie ha descalificado a Anderson por haberse “apropiado” de un tema de Asimov.

Esta especie de patente para utilizar los temas y hasta los conceptos, inventos, leyes y descubrimientos ficticios de los narradores de ciencia ficción que nos han antecedido, es parte del reto y del encanto del género. En esta época es mucho más frecuente este recurso porque fantasear con la ciencia se ha vuelto más difícil dado que ella se ha vuelto más fantástica que la mejor de las fantasías literarias. Alguien dijo que el “plagio” cuando va a acompañado de “asesinato” se vuelve lícito. En este caso la utilización del arsenal prestado de los escritores anteriores, lícito de por sí, se valida sin necesidad de “asesinato”, cuando la nueva obra propone una trama, lenguaje, argumento, proposiciones científicas y éticas diferentes y el sello personal de su autor.

 

 

 

 

Dirección editorial:
Gerardo Chávez Spínola
Diseño web:
Yalier Pérez Marín / Rafael Arteaga
Mantenimiento web:
Rafael Arteaga
Asesoría técnica:
Alejandro Jiménez Pérez

CubaLiteraria