Inicio imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
CF cubana
 

Creadores de Universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  
¿Algo caracteriza a la CF cubana?
¿Por qué escriben?
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán

Clásicos de la historieta fantástica en Cuba

Los héroes de la ciencia ficción en los comics cubanos

 
 

Por Gerardo Chávez Spínola

En el año 1896, salió a la luz en Norteamérica lo que se considera la primera de estas pequeñas historias ilustradas: Yellow Kid (Chiquillo amarillo) del caricaturista y dibujante Richard Pelton Outcault. Luego se les llamó "comics" en Norteamérica y en gran parte de los países hispanoparlantes fueron conocidas como “historietas”.

En Cuba, hace ya más de cuarenta años, a nivel popular, a los comics le decíamos “muñequitos”. Toda una industria surgió de este género y aunque la mayoría nos llegaban impresos desde México y los E.E.U.U., muchas librerías cubanas los vendían como pan caliente, y centenares de entusiastas los intercambiábamos por títulos en cantidades increíbles, atendiendo mayoritariamente a la preferencia y popularidad de sus héroes. Mis personajes favoritos estaban siempre enmarcados dentro de los géneros de fantasía y ciencia ficción.

Antes del año 1959, los que ahora peinan canas en Cuba, devoraban las aventuras de una buena cantidad de héroes de historietas fantásticas, casi todos procedentes de creadores norteamericanos, entre los que se pueden citar: el Tarzán de Hogarth, basado en la obra de Burroughs; Joe Palooka, de Ham Fischer; Terry Lee, dibujado por Milton Caniff; Flash Gordon, ideado por Alex Raymond; Batman y Robin y toda una larga lista de superhéroes y superheroínas más. Pero de todos estos "ídolos", el que divulgó con mayor brillantez en nuestro país las concepciones del modo de vida norteamericano, fue el famoso Superman, inventado en 1938 por el guionista Siegel y el dibujante Shuster, por encargo del editor Liebowitz para la Action Comics Magazine.

Todos ellos contribuyeron en buena medida a sentar las bases del gusto por la historieta en la mayor de las antillas. Pero no fue hasta después de 1959, que los cubanos tuvimos nuestros propios personajes fantásticos en este género. Aunque ya mucho antes, varios creadores del patio publicaban regularmente sus héroes criollos en historietas dedicadas generalmente a temas de contenido histórico, político, satírico, o al humor, en diversas publicaciones nacionales.

En los géneros de Fantasía y Ciencia Ficción, los más gustados personajes en nuestro país después del año 1959 fueron:

Alona, con guiones y diseños del inigualable Rafael Morante, actualmente Premio Especial de Diseño del 2001, y quien trascendió a todas luces en 1986 la imaginería gráfica de su época. Verdadera muestra de una cultura visual superior, éstas historietas estaban esencialmente dedicadas al público adolescente, aunque eran sin dudas disfrutadas mucho más por los adultos, debido al estilo peculiar de sus dibujos y la profundidad de los temas que usualmente trataban estos argumentos. Es además muy curioso el caso de una heroína con esta categoría de mujer adelantada e inteligente, en una época que aun estaban muy arraigadas las concepciones machistas en la sociedad. Alona era uno de los personajes de la desaparecida revista de historietas, Cómicos, de la Editorial Pablo de la Torriente.

Matías Pérez, uno de los héroes más populares de la ciencia ficción en la historieta cubanaMatías Pérez, uno de los héroes más populares de la ciencia ficción en la historieta cubana, que fuera recreado por Luis Lorenzo Sosa, a partir del personaje real del mismo nombre. Un comerciante de origen portugués establecido en La Habana, conocido como el rey de los toldistas, a causa de su actividad en ese sector comercial. La historia de la vida real cuenta, que fabricó su propio globo aerostático y en el mes de junio de 1856 hizo su primera ascensión pública, descendiendo sin novedad en las afueras de la ciudad. El día 28 de ese mismo mes, volvió a remontar hacía las nubes en su globo “La Villa de París”, se elevó hasta convertirse en un minúsculo punto suspendido en el espacio, para desaparecer ante las miradas de miles de espectadores que esperaron en vano su regreso. Las autoridades de la isla realizaron amplias búsquedas por mar y tierra sin obtener resultados. El país entero quedó consternado con la desaparición de este pionero de la conquista del aire. Así quedó para siempre en el recuerdo de la población, que mantiene vigente aun la legendaria frase. “¡Voló como Matías Pérez!”.

En la versión de Luis Lorenzo en su historieta para niños, desde la revista Pionero, el aeronauta tuvo un encuentro cercano de tercer tipo, a partir de lo cual confraterniza con diversos personajes extraterrestres; viajando a otros planetas, en su lucha por la verdad y la justicia; sosteniendo persecuciones y batallas cósmicas, en su nave que en mucho recuerda un globo aerostático; así como viajes en el tiempo a su Habana Colonial, donde se suceden hilarantes encuentros y aventuras. Matías Pérez también fue uno de los héroes de la revista de historietas Zunzún, de la Editorial Abril.

Yakro, el hombre lagartoYakro, el hombre lagarto. Procedente de una civilización de gran adelanto tecnológico y social, en una lejana nebulosa, cuya nave averiada cae en el planeta Tierra, en la época del neolítico, y debe contemporizar con los terrícolas en su más temprana fase del desarrollo. Yakro fue una creación de Orestes Suárez Lemus y comenzó su vida por el año 1990, en la revista de historietas Pablo, que tenía una salida semestral, estaba dedicada a los adultos y tuvo su primera aparición como órgano de la Asociación Latinoamericana de Historietistas.

Tatácora, descendiente de los atlantes que desembarcaron en la península de YucatánTatácora era descendiente de los atlantes que desembarcaron en la península de Yucatán. Montado en su fabuloso tricornio, lucha enfrentándose a los temibles caribes, contra el mal y la maldad, recordando con nostalgia a Tedeu y Gucumats, deidades que crearon la vida y el hombre, quienes siempre aparecen en su imaginación aborigen, como una pareja humana de curiosa vestimenta (ataviados con trajes espaciales). Era creado desde la ilustración a los guiones, por Luis Lorenzo, en la revista Cómicos por el año 1989.

Los momis, dos pequeños extraterrestres que ingresan a la Tierra, procedentes de un planeta donde todo es color magenta. Aquí desarrollan búsquedas y se ven enredados en breves aventuras. Los Momis estaban encaminados más al didactismo para los niños pequeños, utilizando la CF, que al género en sí mismo. Con guión e ilustraciones de Juan Bertrán. Publicados en Cómicos y en Muñe año 1988 al 1989.

Yeyín, con guión e ilustración de Ernesto Padrón desde el 1987 en la revista infantil Zunzún, de la Editorial Abril, también utiliza la CF como fondo para educar a los pequeños lectores y es, posiblemente, el único de estos personajes que se mantuvo con vida hasta hace muy poco tiempo.

Se encuentra en etapa de producción, la primera serie de animados con este personaje, en los estudios de Animación del Instituto de Arte e Industria Cinematográficos, con su creador como guionista.

Aunque, desafortunadamente, la historieta fantástica ha dejado de existir en Cuba, la nostalgia y el interés en esta manifestación artística no ha muerto, e increíblemente, continúan dando de comer a algunos, pues los gustados comics de los años 50 aun se alquilan para su lectura, por avispados particulares con inclinaciones comerciales, que han hecho de ello un lucrativo negocio.

Con la triste desaparición de la historieta como manifestación creativa genérica en Cuba, se fueron del aire también nuestros héroes clásicos criollos. La mayoría de los historietistas nacionales se han dedicado a otras profesiones, han emigrado, o fallecido, pero quedan algunos sobrevivientes, incluso ha surgido una nueva camada de jóvenes ilustradores adictos al estilo manga, que se mantienen espectantes a los acontecimientos, con un gigantesco potencial de creación. La historieta cubana de fantasía y ciencia ficción permanece con ellos en estado latente. Grandes talentos, que no han perdido las esperanzas de volver a recrear las ilusionadas huestes del patio, de los seguidores de la historieta fantástica en el archipiélago cubano.

 
Dirección editorial:
Gerardo Chávez Spínola
Diseño web:
Yalier Pérez Marín / Rafael Arteaga
Mantenimiento web:
Rafael Arteaga
Asesoría técnica:
Alejandro Jiménez Pérez

CubaLiteraria