Apariencias |
  en  
Hoy es jueves, 22 de febrero de 2018; 3:44 PM | Actualizado: 22 de febrero de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta columna: 178 | ver otros artículos en esta columna »
 
Página

Ena Lucía Portela: jovialidad y lenguaje original

Marilyn Bobes, 06 de febrero de 2018

El homenaje a Portela tuvo lugar en la Sala Martínez Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba coincidiendo con la presentación de su libro de ensayos Con hambre y sin dinero por parte de Ediciones Unión y que fue objeto de la mayoría de los comentarios de los ponentes.

Estos últimos fueron: el narrador Pedro Juan Gutiérrez, la escritora, profesora y crítica Mayerín Bello, la profesora holandesa Nane Timer,especializada en literatura cubana y en la obra de Ena Lucía, la ensayista Luisa Campuzano y el narrador y poeta Daniel Díaz Mantilla.

Todos ellos resaltaron las cualidades de la escritora y la interrelación que es capaz de crear entre realidad y ficción valiéndose de un lenguaje que sorprende por sus giros inusitados, conjugando las referencias más cultas con lo coloquial y desbordándose en una ironía no exenta de jovialidad.

Entre el público se encontraba la doctora Graciela Pogolotti quien fuera la que estimuló a Portela a reunir en un volumen unos ensayos que, según Luisa Campuzano y Daniel Díaz Mantilla sobrepasan el género.

Tanto Campuzano como Díaz Mantilla insistieron en lo híbrido de estos textos, entre los que podemos encontrar a la propia escritora como protagonista y en el que se ofrecen lo mismo profundas observaciones, sobre los libros que comenta, como su propia vida y la relación con otros escritores.

Bello, quien fuera profesora de Portela insistió, sin embargo en que “el solo título que avala mi presencia aquí es ser una entusiasta lectora de la obra de Ena Lucía Portela. Y son precisamente las razones de tal entusiasmo las que me gustaría compartir con el público.”

Y, bueno es decir que la Sala Martínez Villena se repletó con una gran cantidad de seguidores de esta autora, en su mayoría jóvenes que escucharon con atención las disertaciones de los panelistas y adquirieron su libro y la reeditada novela Cien botellas en una pared.

Lo que resultó de este acercamiento fue las múltiples posibilidades de interpretación de la literatura de Portela, publicada en muchos países del mundo y también en su país desde que en 1997 obtuviera el Premio Uneac de novela con su libro Pájaro, pincel y tinta china.

Desde entonces, hasta hoy, su obra continúa siendo un referente, en especial, entre los lectores más jóvenes quienes pese a las dificultades que presenta, en ocasiones, la lectura de Portela son capaces de identificarse con ella en su manera de afrontar la realidad.

Con este panel, Ediciones Unión hizo justicia a una de las voces más consolidadas de la narrativa cubana y abrió las puertas para que también otros autores, de cualquier generación, reciban en el futuro el mismo reconocimiento que Portela.

Bueno que en la Feria Internacional del Libro 2018 aparezca entre las novedades un título como Con hambre y sin dinero, verdadera joya de madurez en toda la vasta obra de Ena Lucía Portela.