Apariencias |
  en  
Hoy es martes, 15 de octubre de 2019; 12:37 AM | Actualizado: 14 de octubre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta columna: 179 | ver otros artículos en esta columna »
 
Página

Nassira Belloula: de la memoria y de las mujeres
 

Marilyn Bobes, 05 de marzo de 2019

Seis mujeres argelinas pertenecientes a distintas generaciones de una sola familia son las protagonistas absolutas de la novela Tierra de Mujeres en la que la autora, Nassira Belloula busca en la memoria el argumento que da pie a un gran fresco histórico de su patria.

En un lapso de tiempo de aproximadamente un siglo, Belloula se acerca a lo que ha sido Argelia, con sus diferentes tribus y regiones y, sobre todo, a la invasión francesa a la que hicieron tenaz resistencia los habitantes de la nación africana.

Escrita con maestría y con una economía de medios que le permite a la escritora, sin embargo, transitar por este largo período de tiempo con una mirada profunda hacia lo que fue la lucha de los argelinos, Tierra de mujeres tiene el mérito de mirar con conciencia de género la participación femenina y los sufrimientos del mal llamado sexo débil en un texto cuya crudeza impacta en momentos muy especiales al lector.

Violaciones, situaciones adversas y las relaciones con el agresor y con los propios miembros de diferentes tribus, son objeto de la más profunda indagación en la mirada de Nassira Belloula, quien ya ha publicado tres novelas y varios ensayos sobre la condición de las mujeres y niños argelinos.

Tierra de mujeres en tan solo 128 páginas recorre lo que fue la guerra de Argelia contra el colonialismo francés y lo hace de manera que podamos entender la idiosincrasia de un pueblo que tuvo en sus mujeres la participación necesaria para convertirlas en luchadoras activas y sostén de esta guerra incesante y cruenta.

Las historias de Zwina, Tafsut, Yelli, Tadla, Aldjia y Nara están emparentadas por la filiación a una misma familia que solo en el último caso tuvo a un hombre como fruto de la relación de Nara, la última de las mujeres de una singular estirpe y que constituyen los elementos portadores de la memoria a la que ya hacíamos alusión.

La novela cautiva de inmediato el interés del lector tanto por su argumento como por la excelencia de una escritura bien traducida al español por Rubén Casado.

La vida en las tribus, el papel de las mujeres sometidas siempre al hombre, encuentran en las protagonistas signos de rebeldía que atestiguan la existencia de una conciencia de género aun cuando esta llegue como resultado de las situaciones límites que van a enfrentar en su vida, signada por las guerras internas y la lucha contra el colonialismo francés.

Se trata siempre de mujeres que buscan su propio destino en medio de la adversidad, guerreras valerosas que reclaman un lugar dentro de una tierra que han decidido pertenece también a las mujeres.

Situadas dentro de un contexto histórico muy bien descrito por Belloula, las mujeres y la memoria de la tierra argelina se convierten en un gran fresco que nos permite entender mejor las particularidades de una nación que sufrió los más crueles resultados de la colonización francesa y que logró su independencia por su poder de resistir.

Nada escapa a la aguda mirada de Nassira Belloula, ni el paisaje ni las costumbres de cada tribu y a lo largo del texto es posible descubrir la formación de una nacionalidad forjada en combate contra el agresor extranjero.

En definitiva Tierra de mujeres tiene todos los componentes para figurar entre las mejores novelas de un mundo casi desconocido por el lector de habla hispana.

Cuando se hable de literatura feminista no habrá mejor ejemplo que el de esta obra que sitúa con precisión y lucidez el entorno en que las argelinas han tenido que encontrar las muestras de sus luchas interiores por una igualdad que se ha extendido a través del tiempo y que tiene en los acontecimientos históricos una razón más que suficiente para ser explicada.

No es común encontrar dichas relaciones entre historia y vida personal en novelas que abordan los avatares de las mujeres. En esta que presentamos hoy ambos elementos están perfectamente conjugados en una narración objetiva que mira también hacia el interior de la conciencia femenina.

Al terminar la lectura nos sentimos enriquecidos por un conocimiento que no aparece en los libros de historia y de esta manera el texto adquiere una condición de universalidad sin renunciar a su profunda mirada nacionalista.

En resumen, estas páginas de Nassira Belloule nos servirán para corroborar la calidad de la literatura argelina, prácticamente desconocida en habla española y para saber que también en estas tierras la mujer se asume como protagonista y objeto de una narración abarcadora, rotunda y que seguramente, trasciende la época que nos describe para proyectarse hacia el presente.
 

K-milo 100fuegos criollo como las palmas
Francisco Blanco Hernández y Francisco Blanco Ávila
Casa de cuentos para niños
Inés Casañas
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis