Apariencias |
  en  
Hoy es viernes, 13 de diciembre de 2019; 6:52 PM | Actualizado: 13 de diciembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta columna: 157 | ver otros artículos en esta columna »
 
Página

Cuba y Francia en la epoca que marcó la Primera Guerra Mundial. El desempeño de Cosme de la Torriente (II)

Jorge R Ibarra Guitart, 23 de junio de 2016

Torriente por Francia

Hacia fines de 1918 Cosme de la Torriente presentó un proyecto a discusión en el congreso cubano con vistas a crear la “Liga Internacional de protección a los hijos de la Libertad”, que recibió los elogios del Ministro de Relaciones Exteriores de Francia, M.S Pichon.1 En 1920 Torriente visitó Francia acompañado por su esposa Estela Broch O´Farill donde fue recibido muy calurosamente como francés adoptivo, ello le preparó el terreno para luego intervenir en función de delegado ante la Liga de las Naciones. En aquella oportunidad fue agasajado en el Hotel de Ville por el Municipio de París al frente de la cual se encontraba M. de Corbeiller; fue allí donde firmara el Libro de Oro de la municipalidad parisina. Cosme entonces diría que aceptaba ese homenaje en nombre de Cuba que a través de la “Comisión Nacional Cubana de Propaganda por la Guerra y de Auxilio a sus víctimas” había desplegado todo un esfuerzo generoso de cooperación “por el triunfo de los principios de libertad y de justicia por los cuales Francia y sus aliados lucharon”.2

Asimismo el Comité “France-Amerique” lo invitó a un banquete en el Hotel Claridge de París; para esa ocasión actuó como anfitrión principal Gabriel Hanotaux, miembro de la Academia francesa y exministro de relaciones exteriores. En aquella oportunidad Torriente refirió que: “En mostrarse prestos a cooperar con todas sus fuerzas con Francia, los cubanos todos se igualaron, lo mismo en la constancia, en la devoción y en la buena voluntad para soportar todos los sacrificios que la guerra pudiera hacer necesarios”.3 Además, agregó que fueron muy relevantes las labores realizadas por el Comité France-Amerique de Cuba el cual -a pesar de las dificultades internas del país- logró concertar a los hombres más conspicuos para apoyar la causa de Francia, no solo en dinero sino también en el ofrecimiento a combatir por ella. Al respecto diría: “¿Cómo cuando el imperio Alemán se movilizó y se lanzó contra Francia, no habían de conmoverse todos los corazones cubanos?”.4

Esta estrategia cubana de acercamiento a Europa, y a Francia en particular, fue un punto de partida para poder negociar algunas cuotas de soberanía con los Estados Unidos en el marco de la República Neocolonial. La polémica por el Tratado de Paz de Versalles facilitó que Cuba se insertara en la Liga de las Naciones y allí lograra un escudo protector a sus intereses.

Cuba en la Liga de las Naciones

En 1921, dentro de las tareas que Cosme de la Torriente pasó a cumplir en la arena internacional, destacan la de dirigir la delegación cubana a la Segunda Asamblea de la Liga o Sociedad de las Naciones en Ginebra. En esa oportunidad la representación cubana logró postular, y que se eligiera, a Antonio Sánchez de Bustamante como miembro del Tribunal Permanente de Justicia Internacional de La Haya. Hacia 1922 Torriente presidió la Comisión de Reducción de armamentos de su Tercera Asamblea y en 1923 llegó a ser electo presidente de su Cuarta Asamblea General. Su candidatura a este último cargo estuvo apoyada por países como Francia, Gran Bretaña, Italia, España y la casi totalidad de los países de América presentes en ese foro. Precisamente fue Francia el país que más tuvo que ver con aquel resultado, pues según lo refiere el propio Torriente, cuando en el verano de 1923 acababa de salir a la luz su libro Actividades de la  Liga de las Naciones, tuvo la oportunidad de pasar por París y dejar varios ejemplares entre relevantes personalidades francesas como el presidente de la República, Alexandre Millerand, el expresidente de la  República y, en esos momentos, presidente del Gobierno y ministro de Negocios Extranjeros, Raymond Poincaré, así como el delegado de Francia en la Liga de las Naciones, León Burgeois, y el presidente del Senado francés y miembro de la Academia francesa, Gabriel Hanotaux. En ese texto Torriente valoraba el papel que debía jugar ese organismo internacional y narraba sus experiencias anteriores cuando estuvo al frente de la Comisión de Reducción de Armamentos de la Tercera Asamblea. El libro había circulado entre la élite política de Francia, precisamente en el momento en que dicho país había ocupado el territorio alemán del Ruhr y se encontraba en medio de grandes discusiones con Gran Bretaña. En la próxima asamblea, sin dudas, se debatiría sobre este candente tema, por lo cual se debía elegir una persona imparcial con experiencia en ese organismo internacional; Francia lo apostó todo a Cosme de la Torriente y así lo testificó el político cubano:

A fines de agosto de 1923, en una reunión del Consejo de Ministros de Francia que presidió el Presidente de la República, Millerand, se trató de la próxima asamblea y de los posibles candidatos a la misma. Se examinaron distintos nombres: sobre ninguno hubo acuerdo. Entonces el Presidente Millerand dijo que él acababa de leer mi libro; que siempre los Delegados franceses,especialmente Bourgeois y Hanotaux, se habían expresado de mí en los mejores términos; y que si yo era tenido por conocedor de los asuntos internacionales y gozaba como mi país, Cuba, de las simpatías de las principales Delegaciones, habiendo a más presidido con imparcialidad la Comisión de Reducción de Armamentos del año anterior, debía Francia proponer y apoyar mi candidatura para la presidencia de la Asamblea, gestionando igual apoyo de otras potencias.5

En medio de aquella discusión en el Consejo de Ministros de Francia, alguien advirtió sobre los problemas que estaba confrontando el gobierno cubano de Alfredo Zayas, debido a los frecuentes actos de ingerencia del embajador estadounidense Enoch Crowder, pero allí se convino que eso no podia perjudicar su candidatura. El propio Torriente aclaró que todo quedó resuelto “máxime cuando por alguna persona se dijo que yo estaba bien visto en Washington”. El gobierno francés trató de localizarlo mientras incursionaba por el sur de Francia, pero no pudo, luego cuando Cosme llegó a Ginebra para la Asamblea de la Liga de las Naciones supo que ya un grupo de potencias como Francia, Gran Bretaña, Italia, España y algunos países latinoamericanos patrocinaban su candidatura. Con respecto al apoyo decisivo que le ofreció Francia, Torriente escribiría: “Nadie puede negar que (…) Francia hizo a Cuba un gran beneficio al contribuir a exaltar un hijo suyo a la presidencia de la Liga de las Naciones. Jamás, ni en Cuba ni fuera de Cuba, se pensó que pudiéramos alcanzar tan señalado honor y distinción”.6 Además del apoyo de París, el de Londres era vital, al respecto diría Torriente: “Inglaterra (Gran Bretaña) cuando se le consultó mi nombre dijo que no podía encontrar otro mejor”.7

Las experiencias adquiridas en la institución internacional resultaron muy provechosas. Al integrar una organización que se proponía respetar la independencia e integridad territorial, Torriente asumió que ello podría repercutir favorablemente en la situación de Cuba, tan dependiente de sus vecinos del Norte. Le llamaba la atención que en la Liga de las Naciones “toda potencia, grande o chica, es considerada y tratada de la misma manera”; añadía que a los Estados Unidos le resultaría útil integrarse a ella para que “sus representantes discutan y lleguen a acuerdos fructíferos, de igual a igual, con los representantes de todas las potencias del mundo, lo mismo de las más grandes que de las más pequeñas”.8

Por otro lado, la resistencia popular a los designios del imperialismo estadounidense en todo el continente estaba conformando un espacio favorable para que Washington se viera compelido a dejar atrás la política del “Gran Garrote” en Cuba y América Latina. Aunque Torriente aceptaba que, de momento, la República no tenía otra opción que coexistir con la enmienda Platt, estaba consciente de las amenazas que provenían de grandes potencias, incluida los propios Estados Unidos. Respecto al papel positivo que podía representar la Liga de las Naciones señalaba:

Aún para el peligro remoto de que cualquier día pueda surgir en los Estados Unidos un partido imperialista que pretenda llevar hasta el Canal de Panamá sus fronteras y convertir el Mar Caribe en un lago americano -suprimiendo la independencia política y, por tanto, la soberanía de las pequeñas repúblicas antillanas y centroamericanas-, y que, en cuanto a nosotros, quiera abolir o derogar el Tratado Permanente, siempre será un freno, una barrera, un gran obstáculo que prestará gran apoyo a los que en los propios Estados Unidos combatan tan funestos planes.9

En el discurso de clausura de la cuarta asamblea de la Liga de las Naciones que llegó a presidir, refirió la necesidad de atraer a esa institución a varios países de las Américas que aún no tenían representación oficial en ella, particularmente a Estados Unidos que mantenía una colaboración cercana con la Liga. Al propio tiempo se complació de haber favorecido la reconstrucción de Austria y logrado la paz entre Italia y Grecia, conflicto que amenazó con extenderse a toda Europa. Otro asunto delicado que debío desafiar al frente de la asamblea fue la ocupación del Ruhr por Francia, en esta crisis debió negociar con inteligencia las posturas de las principales potencias europeas. Por eso agradeció a las delegaciones de Francia y Gran Bretaña en las personas de los franceses León Bourgeois y Gabriel Hanotaux, así como el británico Lord Robert Cecil.10

En el debate sobre el Ruhr, Cosme de la Torriente debió enfrentar no pocas zozobras, al punto de hacerle pensar en renunciar. El motivo subyacente de las tensiones radicaba en las diferencias entre las mayores potencias europeas, Francia y Gran Bretaña.11 El cubano resultó electo presidente de la IV Asamblea de la Liga de las Naciones justo en el momento en que se había iniciado el bombardeo de la Italia fascista de Benito Mussolini sobre la isla griega de Corfú12 y se agudizaba la tensión Londres-París por la ocupación del Ruhr. En dichas circunstancias Torriente debió pedirle a Raymond Poincaré, presidente del gobierno francés, que aplazara para más adelante la discusión sobre el Ruhr, hasta tanto no se resolviera el conflicto entre Italia y Grecia. El estadista francés lo complació y se pudo llegar a un acuerdo en lo del Ruhr; por esta razón Torriente señalaría que: “¡Cuba tiene por eso que vivir agradecida a Millerand, a Poincaré, a Bourgeois, a Hanotaux, y a su gran patria, a la Francia inmortal, segunda patria de todo hombre culto de nuestra gran raza latina!”.13

Torriente, en su discurso de clausura de la IV asamblea de la Liga de las Naciones, reconoció la efectiva cooperación entre la Asamblea y el Consejo, los dos cuerpos principales de aquella asociación internacional: “Los dos organismos desenvuelven sus actividades en un conjunto armónico, completando y perfeccionando cada uno la obra del otro”. Sobre las tareas asumidas por la Liga de las Naciones resaltaba el combate contra las drogas nocivas, la trata de mujeres y niños, el socorro a refugiados por conflictos nacionales, así como otros problemas humanitarios. En cuanto a los éxitos alcanzados en situaciones de crisis señalaba:

Si en particular hemos aplaudido el triunfo de los esfuerzos encaminados a lograr la reconstrucción de Austria, yo no encuentro elogios suficientes para hacer resaltar la habilidad y la prudencia de ese cuerpo (…) para tratar la diferencia ítalo-turca. (….). Algunos entre nosotros, han podido temer, al principio, que estallara una nueva guerra europea. (….). La prueba a que fue sometida la causa de la paz, ha sido para todos una ocasión de comprobar el valor que ha adquirido para la humanidad esta institución, más y más respetada cada día: La Liga de las Naciones.14

El 25 de octubre de 1923, después de concluir su misión en la Liga de las Naciones, Torriente fue nuevamente halagado en Francia. El Comité “France-Amerique” que dirigía el ilustre intelectual y estadista francés Gabriel Hanotaux le brindó un banquete en el Hotel Carlton de París. La actividad estuvo presidida por Raymond Poincaré quien comandaba el gobierno francés. En esa ocasión Hanoteux, refiriéndose a su ejecutoria en la Liga de las Naciones, señaló:

Bajo vuestra presidencia la Liga de las naciones ha pasado por una de las etapas más difíciles de su carrera (…). Las diferencias que le fueron sometidas, las cuestiones importantes que tuvo que tratar, ha sabido resolverlas combinando sus esfuerzos con los de los poderes legítimos a los cuales también se les ha confiado la misión de trabajar en las mismas tareas y según la ley de los compromisos internacionales. En estas circunstancias tan delicadas, el presidente de la Cuarta Asamblea la ha guiado con una sabiduría, una firmeza, un buen sentido, que no han encontrado sino elogios y ninguna critica.15

En sus propios libros, discursos y folletos hay indicios que demuestran cómo Torriente procuraba, por todos los medios, que no fuesen afectados los intereses estadounidenses dentro de la Liga de las Naciones.16 No se debe descartar que allí Torriente pudo haber actuado como intermediario de los Estados Unidos, potencia que no tenía presencia en dicho foro. No cabe duda que aquella gestión de cabildeo político a favor de su estrategia mundial le creó un aval como internacionalista avezado para poder negociar, posteriormente, con Washington la devolución a Cuba de la soberanía sobre Isla de Pinos, pasando por alto una de las cláusulas de la Enmienda Platt. Al respecto Torriente reflexionaría unos años después que sin su elección al frente de ese organismo internacional “no hubiera obtenido nunca la ratificación por el gobierno americano del tratado reconociendo la soberanía de Cuba sobre la Isla de Pinos, pues con algunas de las personas que más me ayudaron entonces, entré en relaciones por causa de mi presidencia de la Asamblea de la Liga de las Naciones”.17

En resumen Cuba, por intermedio de la actividad de Cosme de la Torriente, pudo jugar un rol relevante en las ayudas ofrecidas al pueblo y el gobierno francés ante los descalabros de la Primera Guerra Mundial. Al propio tiempo, la inserción y participación de una representación diplomática cubana en la Liga de las Naciones le permitió reafirmar su autoridad y poder negociar cuotas de soberanía con los Estados Unidos.

 

 

Notas

1 Ruy de Lugo Viñas: Ob. Cit., p.74.
2 “En el Hotel Ville”. Discurso pronunciado en ocasión de ser recibido por la municipalidad de París para firmar en su Libro de Oro, 13 de octubre de 1920. En: Cosme de la Torriente: Cuba en la vida internacional. Discursos, volumen II. Ed Imprenta y Papelería de Rambla, Bouza y Cia., La Habana, 1922, pp. 159-160.
3 Ruy de Lugo Viñas: Ob. Cit., pp. 77-78
4 Ibidem
5 Cosme de la Torriente: “Francia,Cuba y la Liga”, artículo publicado originalmente con el título Francia y Cuba en los periódicos El País-El Sol y El País-Excelsior, La Habana, 14 de julio de 1930. En: Cosme de la Torriente: Cuarenta años de mi vida. 1898-1938, Imprenta “El siglo XX”, A. Muñiz y Hno, Brasil, 153 al 157, 1939, pp.364-365.
6 Ibidem p.366.
7 Ibidem p. 365.
8 “Cuba, los Estados Unidos de América y la Liga de las Naciones”, discurso pronunciado en la Sociedad Cubana de Derecho Internacional, 5 de marzo de 1922. En: Cosme de la Torriente: Cuba en la vida internacional. Discursos, volumen II, Ed Imprenta y Papelería de Rambla, Bouza y Cia., La Habana, 1922, pp.224-230.
9 “Cuba y la Liga de las naciones”, La Palabra Libre, 8 de abril de 1919. En: Ibidem, p. 356.
10 Ruy de Lugo-Viña: Ob. Cit., pp.157-163.
11 La ocupación por tropas francesas y belgas de esa región tuvo el objetivo de obligar a Alemania a pagar las indemnizaciones establecidas por el Tratado de Versalles aunque los ingleses eran del criterio que las tropas extranjeras se debían retirar pues ello menguaba la capacidad económica de su segundo socio comercial. El caso era difícil pues según lo establecido en el Tratado de Versalles la ocupación era legal y la Liga de las Naciones estuvo atada de manos hasta que británicos, franceses y alemanes iniciaron negociaciones en diciembre de 1923 acerca del llamado Plan Dawes. Bajo la tutela de Charles Dawes, director de la Oficina de Presupuesto de los Estados Unidos, se logró un entendimiento en abril de 1924 de todas las partes implicadas. Después de firmado el acuerdo las tropas francesas y belgas se retiraron del Ruhr en el verano de 1925. Bajo el mandato de Cosme de la Torriente la IV Asamblea de la Liga de las Naciones no llegó a resolver este conflicto pero se dieron los pasos iniciales para la solución posterior.
12 El bombardeo y posterior ocupación de la isla griega de Corfú por Italia el 31 de agosto de 1923 motivó que Grecia demandara a Italia ante la Liga de las Naciones. Este organismo internacional determinó que Grecia asumiera el pago de las reparaciones debidas a Italia por el asesinato de un importante general italiano, Enrico Tellini y tres de sus ayudantes; mientras Italia debió retirarse de la Isla de Corfú el 27 de septiembre de 1923. A la salida de Cosme de la Torriente como presidente de la IV Asamblea de la Liga de las Naciones el incidente estaba zanjado.
13 Cosme de la Torriente: “Francia,Cuba y la Liga”, artículo publicado originalmente con el título Francia y Cuba en los periódicos El País-El Sol y El País-Excelsior, La Habana, 14 de julio de 1930. En: Cosme de la Torriente: Cuarenta años de mi vida. 1898-1938, Imprenta “El siglo XX”, A. Muñiz y Hno, Brasil, 153 al 157, 1939. p.367.
14 Cosme de la Torriente: La Cuarta Asamblea de la Liga de las Naciones, Imprenta Rambla y Bouza, La Habana, 1934, pp.32-33.
15 Gabriel Hanotaux: “Cuba y la Liga de las Naciones”. En: Libro homenaje al coronel Cosme de la Torriente en reconocimiento a sus grandes servicios a Cuba, La Habana, 1951, pp. 202-203.
16 Cosme de la Torriente: La Enmienda Platt y el Tratado Permanente., Imprenta y papelería de Rambla, Bouza y Ca., La Habana, 1930, pp. 69-70.
17 Cosme de la Torriente: “Francia, Cuba y la Liga”, artículo publicado originalmente con el título "Francia y Cuba" en los periódicos El País-El Sol y El País-Excelsior, La Habana, 14 de julio de 1930. En: Cosme de la Torriente: Cuarenta años de mi vida. 1898-1938, Imprenta “El siglo XX”, A. Muñiz y Hno. Brasil, 153 al 157, 1939, p.367.

 

Editado por Nora Lelyen Fernández