Apariencias |
  en  
Hoy es lunes, 11 de diciembre de 2017; 3:43 PM | Actualizado: 11 de diciembre de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 71 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Roma, en un largo invierno

Rainer María Rilke, 06 de diciembre de 2017

Preciado poeta Heriberto Hernández Medina:

Recibí su poemario Los frutos del vacío1 que agradezco, con estas modestas palabras. Ya es costumbre hacer alguna valoración o comentario de los libros que recibo, quizás los años me han convertido en un ente que agradece, que siempre tiene que dar los buenos días… Su poesía es tan intensa que bien merece tomarse el tiempo, justo a la hora de tomar un té, para volver sobre estas páginas.

La intensidad es tan evidente como las puertas que va abriendo. Su poesía abre puertas, es como si el viandante que hay en usted mostrara un sitio y otro. De allí que aparezcan estaciones, lugares lejanos o cercanos, amigos, silencios necesarios, paisajes que solo llevamos en la memoria o se desprenden de esta:

Junto a la glorieta, olvido de los dioses,
vibrando en su pagana soledad, la ciudad duerme,
se tiende junto al humo impasible,
que solo la música del órgano desnuda.

La gracia en el decir nos llena de soledad, de angustias. Imagino lo desgarrador que fue escribir estos textos, una especie de aluvión de recuerdos.  El poema nos afianza desde lo coloquial la huella de cada palabra. Cada verso encierra aquí una tristeza por el mundo, la vida que va escapando, el proyecto que no se logró, la carta que no hablaba de amor sino de soledad. Aquí todo conjuga el espacio vital donde fragua usted, caro poeta, el remanso de otras anunciaciones. El poema visto como anunciación.

Hay un sitio en las aguas en que el hombre
pone a prueba sus fuerzas,
un sitio oscuro y húmedo en que la soledad nombra
la duda.

Allí está su canto, Heriberto, como una puerta que va sucediendo a otra, donde se siente el desterrado, el escapista, el silente amigo, todo eso y más por las hendijas que deja el mundo. Los frutos… son como esos claros del bosque. La respuesta la tiene Job a manera de interrogante ¿Por dónde va el camino a la habitación de la luz?

Amigo Heriberto, sigamos buscando entre el vacío.

Suyo,

Rainer María Rilke

 

Notas:

1-Editorial Capiro, 2016.
 

Rainer María Rilke, 2017-11-06
Rainer María Rilke, 2017-10-03
Rainer María Rilke, 2017-09-06
Rainer Maria Rilke, 2017-08-16
Rainer María Rilke, 2017-07-06
Rainer María Rilke, 2017-06-09