Apariencias |
  en  
Hoy es lunes, 27 de marzo de 2017; 6:32 PM | Actualizado: 27 de marzo de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 286 | ver otros artículos en esta sección »
Página

La poesía de Armando López Carralero

Roberto Manzano, 25 de enero de 2017

Es frecuente en la creación poética cubana actual que un autor joven exhiba una adelantada capacidad para plasmar experiencias complejas de la vida humana. Verdad también que la poesía siempre ha ofrecido esa posibilidad, pero en Cuba se presenta en muchos de los cuadernos iniciales del quehacer lírico más reciente.

Es el caso del joven poeta Armando López Carralero, que maneja con destreza el soneto —estrofa de difícil ejecución— y la rima asonante —también de dificultosa armonía para el oído cubano, amante de las rotundidades sonoras; y que plasma el mundo interior con mucha precisión y fuerza.

Hay en Cuba una hornada de poetas jóvenes muy prometedora para el desarrollo de este campo, primado entre las diversas manifestaciones artísticas que componen nuestro devenir cultural. Hoy presentamos al lector diez sonetos de Armando López Carralero, tomados de su libro Luz de apocalipsis.
                                         ROBERTO MANZANO

 

ARMANDO LÓPEZ CARRALERO (San Martín, Jesús Menéndez, Las Tunas, 1986). Poeta y narrador. Licenciado en Educación Primaria. Obtuvo el segundo premio en el Concurso Nacional de Décima Villazul en el 2008, así como varios premios provinciales en eventos de talleres literarios. Participó en el Festival Internacional de Poesía de La Habana en 2009.




A TRAVÉS DEL ESPEJO SE ALIMENTA
la lluvia que en mi carne palidece
Mi carne es una lluvia que envejece
La lluvia es una carne suculenta

A través del espejo reverdece
la carne que en mi lluvia se violenta
Mi lluvia es una carne que se inventa
La carne es una lluvia que decrece

A través del espejo se desgasta
la carne que en mi carne pone fuego
Mi carne es una lluvia iconoclasta
La lluvia es una carne para el juego

Yo la carne que impone un alter ego
Tú la lluvia intranquila que me aplasta



QUÉ DIOS QUERRÁ MORIR POR NUESTROS MALES
a cambio de moneda y latifundio
que sirvan de escalera al nauseabundo
velorio que en la eternidad complace

Si somos de la hormiga un almanaque
y el hueco de existir es tan abrupto
qué Dios podrá salvarnos del insulso
velorio que en la castidad renace

Ya el tiempo no soporta que las aves
escupan la inocencia del mendrugo

Pudiera Dios salvarnos de aquel sable
que saja nuestra piel en cada muro
Si estamos en el polvo y se ha hecho nulo
el nombre y la vehemencia de mi padre



ME PONE UN CATALEJO EN LA NEBLINA
y punza la arboleda con más fuerza
este lobo que nace de la guerra
entre el dogma y la noche que delira

Me clava sus pezuñas y mutila
la escama conservada de mis peces
este lobo que nace de la muerte
y en la hecatombe su ritual empina

Aúlla   muerde   mata    corre    brinca
y punza la arboleda con más fuerza
este lobo que nace de la herida
y de la fauna triste que se aferra
a conquistar la rosa      las dos perlas

el huerto y el abono de la criba



NOS SALVA DE LA MUERTE Y SOMOS DUEÑOS
de su marcada y terrenal simbiosis
donde el ojo no importa    si la noche
perfila sus escamas con recelo

Hoy la lluvia nos salva de los muertos
de su marcado y terrenal paisaje
donde el ojo no importa    si hay un ave
que observa la semilla desde lejos

La salvación     el único sahumerio
que ha de guardar la herida sobre el barro
donde el ojo no importa      si del miedo
se marcan los destinos      aquel barco

Hoy la lluvia nos salva del quebranto
y nosotros corremos para verlo



I

MIENTRAS DUERME LA LLUVIA SU BORRASCA
hay un lobo escondido tras la niebla
Su intención es lanzarme tantas piedras
que sin vida yo llegue hasta mi casa

Mientras duerme la lluvia en su palabra
hay un lobo que acecha tras la sombra
Su intención es lanzarme esas corolas
de la muerte que sueña con mi cara

Mientras duerme la lluvia también duermo
duerme un lobo escondido tras la niebla
duerme un lobo acechando en el desierto

Mientras duerme la lluvia voy por flores
y es mi padre el que viene y me recoge
temeroso de Dios      y del infierno



II

MIENTRAS DUERME LA LLUVIA SOY MORTAJA
un lobo que se esconde tras la niebla
Mientras duerme la lluvia soy bandera
y mi sueño un rasguño sobre el agua

Mientras duerme la lluvia soy almohada
soy un lobo aterido tras la sombra
Mientras duerme la lluvia se me borra
el tatuaje que existe en mi ventana

Mientras duerme la lluvia sobre el agua
qué de lobo en acecho tiene Dios
qué otra lluvia se mezcla con mi cara

Mientras duerme la lluvia soy temor
o algún lobo que pierde la razón
de vivir como un náufrago sin barca



III

MIENTRAS DUERME LA LLUVIA SOY UN PARIA
un lobo que se esconde tras la niebla
Mientras duerme la lluvia soy más tierra
y el disparo      la muerte innecesaria

Mientras duerme la lluvia soy un lerdo
y un lobo ya se esconde tras la sombra
Mientras duermo      si llueve      somos pólvora
y un disparo perdido en el recuerdo

Mientras duermo y diluvia      quién diría
que un lobo está acechando desde el bosque
el bosque de inmortal filosofía

Mientras duerme la lluvia soy la noche
de aquel lobo que nunca reconoce
que otro lobo lo busca todavía



ESCANDALIZA LA LUZ CON SU MIRADA
al árbol que promete su evangelio
La luz es tibio claxon con arpegios
y el árbol una ruta infrecuentada

Escandaliza la luz con su patada
al árbol que promete dar limosna
La luz es otro claxon que pregona
y el árbol una ruta congelada

Escandaliza la luz en bocanadas
al árbol que promete ser más fiel
La luz es un insomnio de papel
y el árbol una ruta quebrantada

Escandaliza la luz      no digo nada
y el árbol toma forma de mujer



MAÑANA EL TIEMPO ENCOGERÁ LOS HOMBROS
la espina de tu sangre morirá
Mañana el tiempo no será
ni yo seré mañana estos escombros

Mañana el tiempo rendirá cosecha
y el tiempo tú serás en otra orilla
Mañana el tiempo de inefable arcilla
esperará paciente con su flecha

Mañana el tiempo donará su voz
enigma de algún hombre sin motivo
motivo del que sufro junto a Dios

Mañana el tiempo no seguirá vivo
Me lanzo contra el mar      y sobrevivo
negando aquel pasado entre los dos



MI CIUDAD SE DESPIERTA CON EL NIDO
mundano de un traidor poco consciente
Mi ciudad se despierta complaciente
pues traidora y servil ha compartido
las luces de un cristal ambivalente
los árboles    la calle    y su ronquido

Imágenes de un hecho repetido
y un perro que traslada hacia otro puente
ciudades más pequeñas que el olvido

Soy traidor     no me escondo de la gente
ni reniego de trampas que he vivido

Mi ciudad la mordida ya no siente
Soy traidor      y es la culpa una corriente
que fluye como un pez estremecido