Apariencias |
  en  
Hoy es sábado, 18 de agosto de 2018; 5:37 PM | Actualizado: 17 de agosto de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 184 | ver otros artículos en esta sección »
Página

¿Cuánto se traduce al y del chino en Cuba?

Lourdes Beatriz Arencibia, 17 de agosto de 2018

                        “Como brotes de bambú tras la primera lluvia de primavera”
                                         Expresión china

Ese gigante asiático es una de las primeras economías del mundo; llamada en un futuro cercano a ser la primera, según los expertos; con una de las mayores densidades de población a escala planetaria, vale decir que sus habitantes representan cerca de la cuarta parte de la población hablante total del globo y se expresan en la lengua más utilizada en la comunicación humana, aunque sólo fuese tomándola en consideración  numéricamente. Huelga decir por demás, que posee una literatura rica y milenaria que precisa ser traducida y difundida al resto de los habitantes del planeta.

Trazando superficialmente los contornos de semejante universo, cualquier intercambio con la lengua y la cultura china plantea a nuestro país un desafío para la traducción de grandes proporciones. China es además, miembro activo de los más importantes organismos internacionales y el chino es una de las lenguas oficiales de trabajo de la Organización de Naciones Unidas. Incluso hoy día hasta en los mecanismos de integración regional de América Latina y el Caribe, China está presente como país.
 
Por tal motivo, creo de utilidad mencionar dos circunstancias con objetivos próximos  y ámbitos particulares, favorables  a  la integración de un contexto propicio para la promoción cultural chino/cubana en ambos sentidos y un acercamiento real y sensible entre nuestras lenguas y culturas.

Me refiero a  las actividades de la Cátedra Confucio (K’ong fou tseu) perteneciente a  la Universidad de La Habana –un centro docente de excelencia donde radica la escuela cubana de Wushu y se realizan exámenes internacionales de chino HSK–. El Instituto fue  inaugurado el 30 de noviembre de 2009, con apoyo del Consejo de Estado y del Ministerio de Educación Superior de Cuba a través de la institución china Hanban, para la enseñanza del chino como lengua extranjera y la Universidad de Lengua y Cultura de Beijín (BLCU). El ganador cubano del Concurso Nacional Universitario 2015, el profesor y traductor Julio Oliva, representó al Instituto Confucio y a los traductores cubanos en el Concurso Internacional de lengua china celebrado en la ciudad de Changshá. Actualmente se examinan los resultados posibles en materia de colaboración cultural, de la visita de una delegación de alto nivel de la Provincia Cantón, la cual en el primer semestre de 2017 inició conversaciones promocionales con varias instituciones culturales cubanas homologables, entre ellas: la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y el Instituto Cubano del Libro (ICL). A instancias Alex Pausides, presidente de la Asociación de Escritores de la UNEAC, he colaborado con un artículo de mi autoría en la revista cultural de proyección internacional que las autoridades cantonesas presentaron en esa oportunidad.

Desde mi modesta sección de Traduttore, Traditore, propongo pues, sensibilizarnos con el desafío que supone para nosotros acercarse a la lengua y la cultura china; y de cara a la traducción al español y pensando en las definiciones occidentales sobre cómo traducir, que al hacerlo, hemos ingresado a otro universo pues “la traducción es lectura inteligente seguida de redacción competente”. Gracias al apoyo recibido de los colegas de la Pontificia Universidad de Perú, sobre todo de Guillermo Dañino, he tenido acceso a una amplísima bibliografía que me ha permitido acercarme a las dificultades del  tema a pesar de no conocer el idioma chino. 
 
El chino es una lengua tonal, vale decir, en la cual la tonalidad con que se habla es distinta de la entonación de la frase, y por lo tanto cada una de las unidades significativas puede ser enunciada con tono diferente. La lengua cantonesa tiene siete tonos, la china oficial (el mandarín) tiene cuatro.

  • El primer tono, horizontal (-) , para crear el ritmo de la frase poética se opone a los otros tres que son  oblícuos. 
  • El segundo tono es ascendente (/) y se marca con una tilde semejante a la que se usa en español.
  • El tercer tono, es a la vez descendente y ascendente (V) , y se señala con una tilde en forma de ángulo con el vértice abajo.
  • El cuarto tono, es descendente (  ), y se indica con una tilde igual a la que se usa en italiano en sentido contrario a la que marcó el tono ascendente. 

El chino no tiene desinencias de género, ni de número; tampoco tiene conjugación verbal; ni variantes morfológicas, toda vez que los morfemas, escritos o pronunciados, son invariables. No existen accidentes marcados por desinencias.

Como la conformación de la frase es rígida, la función sintáctica, en muchos casos se determina por la posición que ocupa en el enunciado y no por flexiones morfológicas. Así, los complementos de espacio y tiempo van al inicio; el sujeto antecede al verbo, y los adjetivos y frases adjetivales al sustantivo, pero, si por alguna razón el complemento directo tuviera que ubicarse antes del verbo, el cambio se señala con la partícula (ba) que funciona como indicador sintáctico. En un 60% las palabras chinas son monosilábicas, y de fonética propia. 

Con relación a la lengua escrita que reclama del autor habilidades de pintor miniaturista, podemos decir que recurre a tres tipos de caracteres o sinogramas:

1) de orígen pictórico llamados también pictogramas porque representan una imagen estilizada de alguna realidad.
2) de orígen ideográfico o ideogramas, que representan una idea por la relación de sus componentes.
3) de origen fonético o fonogramas. Donde un componente puede sugerir la manera como se pronuncia, en relación con otro carácter del sistema de pronunciación similar.

También existen caracteres complejos que incorporan los llamados “componentes”. El más importante se llama radical y suele dar idea de significado y se escribe en la parte superior o izquierda del sinograma. Con frecuencia no cabe otra que memorizarlos sin tener en cuenta el sistema porque son distintos a todos los demás.

La escritura tiene sus reglas. Actualmente los caracteres chinos se escriben y se leen de arriba a abajo y de izquierda a derecha, pero no siempre fue así.

Hoy por hoy, se ha abierto paso en China una tendencia a simplificar los caracteres y en las escuelas se enseña el PIN YIN que consiste en una adaptación del alfabeto latino y aligera considerablemente el reconocimiento y aprendizaje de la lengua.
 
En cuanto a la traducción literaria, el dilema fundamental se presenta a la hora de decidirse por una traducción literal o una versión literaria. En la práctica esa aspiración no difiere mucho de la que anima a los traductores del mundo entero sea el que fuere el par de lenguas escogido para el transvase, pues por encima y más allá de los obstáculos que plantee la apropiación del sentido y su reformulación en dos lenguas y en dos culturas tan diferentes, los universales de la comunicación lingüística se mantienen y la similitud antropológica entre los hablantes de una única especie humana permitirá descubrir que los eternos contenidos de amor, dolor, alegría, lealtad  o poesía  hacen de la comunicación el más gratificante de los desafíos.

 


 

Olga Sánchez Guevara, 2018-08-09
Lourdes Beatriz Arencibia Rodriguez, 2018-07-20
Olga Sánchez Guevara, 2018-07-09