Apariencias |
  en  
Hoy es viernes, 22 de junio de 2018; 7:29 AM | Actualizado: 21 de junio de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 1577 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Camilleri Montalbano

Pedro de la Hoz, 21 de junio de 2018

A punto de cumplir 93 años de edad, Andrea Camilleri sigue dando batalla, que en su caso se traduce en publicar nuevas obras literarias. La más reciente, El método Catalanotti  (Editorial Sellerio), en apenas dos semanas se ha situado en la punta de la lista de los libros más solicitados por los lectores italianos en junio.

La razón del éxito salta a la vista: Camilleri sostiene con vida a uno de los más entrañables personajes instalados en el imaginario popular de su país, el comisario Salvo Montalbano, cuyo talante también ha conquistado, televisión  mediante, a los cubanos.

En esta entrega el inefable Mimi Augello, el donjuanesco segundo del comisario, mientras huye de un marido engañado descubre un cadáver en el piso inferior al que habita una de sus amantes de ocasión.

La víctima es Carmelo Catalanotti, teatrista aficionado y usurero, quien somete a los actores a un régimen tiránico, basado en una aberrante concepción del sicoanálisis, para lograr el objetivo de sus sueños escénicos.

El crítico Salvatore Silvano Nigro destacó la presencia de un "comisario sutilmente melancólico que refleja la propia pasión del autor por el teatro y la nostalgia de los años juveniles".

La novela se lee con fruición por la intensidad de la intriga, pero Camilleri no hace concesiones en la construcción narrativa. Es literatura pura y dura, sin  artificios ni cabos sueltos.

Cabría hablar del método Camilleri: "Antes de sumergirme en las historias de Montalbano me hice una pregunta: ¿era capaz de escribir una novela empezando por el primer capítulo y siguiendo el hilo, sin saltos temporales ni lógicos, hasta el último? Me contesté que quizá lo sería si lograba adentrarme en una estructura narrativa lo bastante sólida".

Contrario a lo que se piensa, las novelas de Montalbano llegaron al público en 1994, cuando el autor contaba con una asentada experiencia literaria.

Dedicado por décadas a escribir guiones para la televisión y adaptar a ese medio piezas teatrales, el impulso creativo lo llevó a la novela.

En la primera de  estas, El curso de las cosas (1978) desplegó una mirada irónica sobre la realidad siciliana –Camilleri nació en la isla y toda su vida ha girado en torno a esa porción del territorio italiano– al contar lo que le sucede a Vito, un  empedernido solterón que ocupa el tiempo en dar de comer a sus gallinas y romancear con las vecinas, el día en que descubre cómo fueron masacradas sin piedad sus aves de corral.

Vigata aparece entonces y se confirma como escenario de sus argumentos. Una pequeña villa que no existe, pero que guarda parecido a otras muy reales enclavadas en la geografía siciliana, como Marina de Ragusa y Donnalucata. Una Vigata que se muestra tradicional y un tanto atávica en La temporada de caza (1992), otra de las novelas mejor valoradas de la etapa previa a la aparición de Montalbano.

"El comisario –ha dicho el escritor–debía ser un hombre inteligente, fiel a su palabra, reacio a los heroísmos inútiles, culto, buen lector, que razonara con sosiego y que careciera de prejuicios. Un hombre al que se pudiera invitar tranquilamente a una cena familiar. Un hombre que cuando quería entender una cosa, la entendía, como escribí ya en el primer libro. Tenía pensados dos nombres: Cecè Collura y Salvo Montalbano, ambos muy comunes en Sicilia. Elegí ponerle Montalbano en agradecimiento a Manuel Vázquez Montalbán".

Indudablemente el escritor español de novela policial  es una de las influencias más notables en la obra de Camilleri. Otras presencias tangibles son las de Leonardo Scascia e Ítalo Calvino.

La primera novela con Montalbano como protagonista fue La forma del agua, en la que el detective desteje la trama política y sexual oculta tras la muerte de un hombre público que aparece desnudo en un arrabal donde pulula la prostitución y el tráfico de drogas.

Desde entonces Camilleri ha publicado nada menos que otras 25 novelas, incluyendo El método Catalanotti, y seis compilaciones de cuentos con el personaje en primer plano.

De la lectura a la pantalla, Montalbano pasó en 1999 y ya suman 32 episodios distribuidos en 12 temporadas. Más de 20 países han transmitido los telefilmes producidos por la rai (ente radiotelevisivo público italiano).

Al escritor le satisface sobre todo la estampa visual del personaje: "El comisario de la ficción fílmica refleja bastante fielmente al comisario de mis libros".

Entre su intérprete, Luca Zingaretti y Camilleri se ha trabado una gran amistad. La más reciente evidencia tuvo lugar en un teatro de la ciudad siciliana de Siracusa hace apenas una semana. El escritor dijo de memoria su texto Conversación con Tiresias, en el cual alude a la lucidez con que ha encarado su pérdida progresiva del sentido de la vista. En primera fila estaba Zingaretti, quien hizo un paréntesis en el rodaje de los dos nuevos episodios de la serie que serán estrenados en el 2019.

Tomado de Granma