Apariencias |
  en  
Hoy es miércoles, 28 de junio de 2017; 8:13 AM | Actualizado: 20 de junio de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 234 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Literatas feministas de todos los tiempos

Aliné Galindo, 20 de junio de 2017

La literatura feminista como denuncia, ha sido variada en sus géneros y estilos, de acuerdo a las épocas. Es por ello, que siempre es necesario acercarse a la obra de Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873) o de Camila Enríquez Ureña (1894-1973), a través de las estudiosas de sus obras, para que trasciendan y vivan con la actualidad sus clásicos.

A consecuencia del venidero aniversario 145 y 45 del fallecimiento de estas mujeres de letras, respectivamente; la Web de la UNEAC conversa con Cira Romero y Mirta Yáñez, ambas miembros de la Asociación.

Cira Romero, investigadora literaria de Gertrudis Gómez de Avellaneda.

¿Por qué se dice, que la obra de Gertrudis Gómez de Avellaneda se encontraba adelantada a su época?

La obra narrativa de Gertrudis Gómez de Avellaneda, fue realmente muy relevante para la época, Sab ha sido una novela muy asediada actualmente por la crítica, aunque en su momento no tuvo apenas repercusión, pero posteriormente, en años más recientes, es una novela que al igual que Dos mujeres, en estudios que han proliferados ya a mediados del siglo XX y hasta la actualidad, es una de las novelas que la crítica feminista sobre todo, ha abordado con mucho énfasis, porque ven que en esta novela, ella se proyectó sobre el tema de la mujer.

¿Qué temas caracterizaron la obra narrativa de la Tula?

Yo creo que lo que más preocupó a Gertrudis Gómez de Avellaneda, por ejemplo en Sab, no fue tanto el tema de la esclavitud, que de hecho está presente a través del esclavo que le da título a la novela; sino cómo ella enfocó el problema de la mujer, su situación de inferioridad en relación con los hombres y hasta con los propios esclavos.

¿Cómo fue la vida íntima de Gertrudis Gómez de Avellaneda, de la que siempre se especula por sus características personales y preceptos de vida?

Estuvo por encima de todos los convencionalismos sociales, se proyectó como una mujer libre, independiente y llena de criterios muy personales, que muchas veces iban en contra de los criterios establecidos por los hombres.

Su vida entera fue prácticamente entregada a la literatura y al amor, una parte muy importante de esta mujer apasionada, que no temió ser madre soltera, que fue desdeñada por un hombre que amó apasionadamente, Ignacio de Cepeda y con el que tuvo una correspondencia espléndida y que ella no tuvo freno para dar rienda suelta a su amor por Cepeda y por Gabriel García Tassara, poeta como ella y padre de su malograda hija; y por otros hombres que también cruzaron por su vida quizás de un modo más fugaz.

Mirta Yáñez, autora del libro Camila y Testimonios sobre la vida de Camila Henríquez Ureña

¿De qué manera influyó la figura materna de Camila Enríquez Ureña en su visión feminista, a pesar de perderla en la temprana etapa de la niñez?

Salomé Ureña, madre de Camila Enríquez Ureña fue poetisa y una de las primeras feministas latinoamericanas, que además, fundó en 1881 un Instituto de Señoritas en República Dominicana en su cuidad de origen, que lleva su nombre. El tronco familiar intelectual lo propició Salomé Ureña.

¿Qué actualidad presenta la obra Camila Enríquez Ureña?

Cuando uno lee los textos de Camila, uno puede decir que son perfectamente válidos hoy, es increíble; porque ella hace un racionamiento de la exclusión, de la presencia de la mujer en la cultura, ella fue la primera presidenta de la Unión Nacional de Mujeres en 1928, ella escribió los estatutos; y además, cuando fue el Congreso Femenino de 1939 ella también redactó las bases, a la vez que fue presidenta del Lyceum, un círculo cultural de mujeres.

¿Qué enseñanza recuerda de su maestra Camila Enríquez Ureña?

Una persona muy mayor, que hasta bajo lluvia, con más de 70 años pasito a pasito nunca llegó tarde a sus clases. Muchos ejemplos como esos dio, y a todos los que fuimos sus alumnos eso fue muy decisivo en nuestra formación como profesores y para la vida misma.

Bajo diferentes nombres o diferentes momentos históricos, la mujer deja plasmada su impronta, como las eternas Gertrudis Gómez de Avellaneda y Camila Henríquez Ureña, fallecida 100 años después; donde absorbiendo los escritos de ambas, encontraremos la esencia de la situación femenina en la sociedad de los siglos que nos antecedieron.
 

Tomado del portal de la UNEAC

Editado por Heidy Bolaños

Oday Enríquez Cabrera, 2017-05-11
Enrique Pérez Díaz  , 2017-05-02
Jesús Dueñas Becerra, 2017-04-18