Apariencias |
  en  
Hoy es miércoles, 17 de julio de 2019; 7:16 PM | Actualizado: 17 de julio de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 263 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Carlo Frabetti Premio Cervantes Chico de España

Enrique Pérez Díaz, 15 de julio de 2019

Es sin duda alguna uno de los autores preferidos de los niños y jóvenes en Cuba. Sus colegas lo leemos con beneplácito y admiramos en secreto esa capacidad muy suya para desdoblarse en historias que siempre nos presentan un reto. Carlo Frabetti (Bolonia, Italia, 1945) es matemático, escritor, guionista de televisión y crítico de cómics, reside en España y suele escribir en castellano. Cultiva con gran éxito la divulgación científica y la llamada literatura infantil y juvenil.

Ideólogo defensor del socialismo, mantiene una pugna perenne contra el capitalismo en sus artículos y una posición firme a favor de la izquierda. Es presidente de la Asociación Contra la Tortura y miembro fundador de la Alianza de Intelectuales Antiimperialistas. Ha publicado sus artículos en Gara, InSurGente, La Haine, Rebelion.org, Kaosenlared.net y Nodo50.org.

En 1998 ganó el Premio Jaén de Literatura Infantil y Juvenil con El gran juego (Alfaguara, 1998), del que también fue finalista con El ángel terrible. En 2007 mereció el Premio de Literatura Infantil Barco de Vapor por Calvina, una obra muy popular entre sus lectores y que en Cuba fuera llevada al teatro tras su aparición en la colección Veintiuno de la Editorial Gente Nueva.

Sus libros no tienen edad. Al leer cualquier argumento suyo intriga, suspenso, acelerado ritmo narrativo, finales sorprendentes, intertextualidad, se dan la mano en un discurso cinematográfico que no por su celeridad deja de lado las imágenes, los pasajes y personajes de hondo aliento poético.

Entrar por las páginas de cualquier obra de Frabetti es sumergirse en la aventura de leer, pues en su narrativa hay siempre un iceberg que nos conduce más allá, de manera imperceptible pero segura, y nos reta a continuar leyendo, no solo su historia sino todas esas que aparecen mencionadas entre líneas.

Literatura dentro de la literatura. Ciencia y literatura. Aprendizaje y entretenimiento. Candidez y ternura. Temas difíciles pero fácilmente sorteables para el niño, adolescente, joven o adulto que los viva y se identifique con ellos. Nadie queda impávido al leerlo y el algo más de medio centenar de libros publicados así lo confirman.

Pese a ser ganador de tan importantes premios de su tierra adoptiva, nuestro querido Carlo es un hombre sencillo, reservado y humilde que para nada se vanagloria por ser uno de los autores más cotizados de España, sin embargo, su literatura no hace concesiones al mercado, no titubea ante la crítica a un sistema editorial, político e inhumano que atenta contra lo mejor de la especie.

Es un luchador, un gladiador invencible de las letras al que siguen miles de lectores. En Cuba hay clubes de fans que estudian su obra. He sido testigo de su alta figura perderse entre montones de niños que le cercan en los pabellones de La Cabaña para pedirle un autógrafo, conversar con él y preguntarle por el nuevo libro. Me he sumado a ellos como uno más, esperando paciente mi turno, aunque la vida me ha regalado el privilegio de conversar mucho con Carlo, de conocer a grandes amigos suyos (y ahora míos) como Gonzalo Moure Trenor.

Por eso la noticia de que acaba de ganar el Premio Cervantes Chico, me hace enviarle un apurado cuestionario que, con su habitual gentileza y sentido de amor hacia Cuba, responde certero entre las seis horas y las miles de millas atlánticas que nos separan y también nos unen.

Las preguntas vienen a mi mente mientras me afano en editar la que será su novela 18 publicada en Cuba, sobre un peculiar trovador, el mítico Arnaut Daniel, personaje que se desdibuja en la historia y que le sirve de pretexto para trazar una trama llena de intrigas, misterio, conjuras, delaciones, amores y suspenso que se desarrolla en los tiempos de las cruzadas contra los llamados infieles. Es una historia datada en pleno reinado del célebre Ricardo Corazón de León, hermano de Juan “El sin tierra” e hijo de la carismática Leonor de Aquitania. Es también el escenario de Robin Hood, el héroe de los bosques de Sherwood y de una gama de seres que se pierden en el recuerdo. Todavía con la emoción de leerme El trovador oscuro, le pregunto a Carlo sobre su nuevo Premio y otros temas que siempre le inquietan.

El Premio Cervantes Chico es un alto honor para cualquier escritor residente en España y en cuya 23 edición has sido galardonado. ¿Qué importancia le concedes para el desarrollo de tu obra literaria?

Si para cualquiera sería muy importante, para mí lo es doblemente, dada mi condición de extranjero y “antisistema” (debido precisamente a mi relación con Cuba, entre otras cosas). Confío en que este premio tan institucional y tan prestigioso me abra algunas puertas que hasta ahora estaban cerradas para mí.

Eres un matemático que ha sabido combinar ciencia con fantasía y a la vez no rehúyes los temas duros de la existencia ¿cómo es posible que convivan asuntos tan diferentes en un mismo autor?

Tuve la suerte de nacer y criarme en un entorno muy “renacentista”, y de tener acceso, desde muy pequeño, a conversaciones estimulantes y multidisciplinares, así como a todo tipo de libros en varios idiomas.

En tus libros es usual cierta intertextualidad con otras obras literarias, referencias, citas, personajes ¿Es una manera de promover en los jóvenes el amor por la literatura clásica?

Efectivamente, una de las cosas que intento fomentar entre mis jóvenes lectores/as es el amor a los libros, uno de los pocos espacios de libertad que las/os niñas/os tienen al alcance de la mano.

Además de entretener, instruir, fomentar la lectura que son valores que todos tus fieles le concedemos a tu obra, ¿qué propósitos te animan cada vez que inicias un nuevo argumento literario?

Intento estimular su imaginación y su sentido crítico.

Si te pidiera calificar el mundo editorial en España, ¿cómo lo definirías con pocas palabras?

Como en los demás países capitalistas, el mundo editorial español está excesivamente mercantilizado; aunque, por suerte, hay unas cuantas pequeñas editoriales independientes que están haciendo un excelente trabajo.

¿Crees que el siglo XXI propicia más la lectura en los jóvenes o los aleja de ella?

Los acerca a otro tipo de lectura, más superficial y fragmentaria. Pero no nos engañemos: la lectura en profundidad siempre ha sido minoritaria.

¿Qué ha significado para ti publicar en Cuba? ¿Cuándo te tendremos acá nuevamente?

Publicar asiduamente en Cuba y ser aceptado por las/os jóvenes cubanos ha sido lo más importante y lo más gratificante de mi carrera como escritor. Voy a Cuba siempre que puedo, y así espero seguir haciéndolo.

¿Qué novedad literaria nos tiene guardada Carlo Frabetti?

Acaba de salir El hombre ameba, un libro de divulgación científica, y espero publicar pronto un par de novelas infantiles: Maldita geometría y otra de título aún no definido.


Ya saben los lectores que este hombre comprometido con sus letras y con las causas nobles sigue cada vez más activo y con el Cervantes Chico sus libros serán mejor valorados y conocidos. Esperemos pues, sus fieles de la isla, nuevos regalos literarios de Carlo Frabetti quien refiriéndose a la colección que le ha hecho más famoso entre nosotros sentencia: “En unos momentos en que la literatura juvenil al uso apela a la parte más irracional e insolidaria de la juventud, potenciando, entre otras cosas, el individualismo, la competitividad exacerbada y el nefasto mito del amor romántico (que sigue siendo el mito nuclear de nuestra desdichada cultura), una editorial como Gente Nueva, y muy especialmente su colección Veintiuno, son referentes imprescindibles desde sus mismos nombres, que remiten a la necesidad de renovar profundamente la sociedad y de acompañar a los jóvenes en su difícil viaje hacia la madurez”.

Desde que en el año 2003 publicara su primer libro en Cuba por Gente Nueva: La magia más poderosa, Carlo Frabetti ha cedido generosamente sus derechos a los lectores cubanos para que disfruten de obras como Inferno (Arte y literatura) y por Gente Nueva: Ulrico y las puertas que hablan; El gran juego; Ulrico y la llave de oro; Ulrico y la flecha de cristal; Malditas matemáticas. Alicia en el País de los números; El cuervo dijo nunca más; Calvina; El ángel terrible; El vampiro vegetariano; La princesa triste; Las islas desventuradas (Inédita en España); La magia más poderosa y otras aventuras de Ulrico; Maldita física; Liberespacio y Abdicación.

La paloma de vuelo popular
Nicolás Guillén
¿Cómo era el Che?
ICL
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis