Apariencias |
  en  
Hoy es viernes, 22 de junio de 2018; 7:30 AM | Actualizado: 21 de junio de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 492 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Una almendra con vocación y otras historias de mujeres

Yenia Silva Correa, 11 de junio de 2018

Un hombre que se lanza a escribir sobre mujeres sin dudas causa polémica. Precisamente porque “ser mujer” es una condición biológica y social que le está negada y porque, por razones obvias, el autor no puede renunciar a su punto de vista masculino, sean cuales fueren sus intenciones.

Sin embargo, negarnos a ultranza a la mirada del otro o detenernos en la necesidad de una literatura hecha por nosotras, nos privaría de las provocaciones a la reflexión y a la discusión que se suscitan con la lectura de Almendrita y sus hermanas (Leonardo Depestre Catony, Editorial Extramuros, 2017).

Más que fragmentos de cuerpo y nombre de flor, cada una de estas mujeres va más allá de la ficción (de hecho, son personajes reales) y en ellas fácilmente se puede reconocer una historia similar a muchas otras o a nosotras mismas: con altibajos en el amor, en ocasiones presas de los (des)encantos de nuestro cuerpo, acompañadas (queriéndolo y no) por la soledad o en el aislamiento inadvertido de una vida en familia.

Pero no nos engañemos, porque nunca las protagonistas nos harán llorar, ni cuando las sorprende la muerte o cuando al final apenas recuerdan su cumpleaños.
Con “un soporte literario envidiable y mucha poesía dentro del libro, (…) la poesía fluye con toda su sustancia, y esa es una de las cosas hermosas que tiene el libro”. Así se definió este volumen cuando fue presentado en la Feria Internacional del Libro 2018.

El oficio y la intención del autor son palpables no solo en la estructuración de las historias y a la hora de hilvanar las tramas que tienen en común las protagonistas, sino también cuando con la frase más sencilla transmite la sabiduría popular y ancestral que legaron las abuelas.

Con el nombre (todos de flores que comienzan con “A”), el cuerpo (y sus imperfecciones) y la virtud (a flor de piel o escondida), más que un cuento, el autor busca un propósito; o mejor, un pretexto para insertar cada historia, y el resultado es una lectura que no se puede pasar por alto.

Al decir de Carmen González Chacón —quien tuvo a su cargo la presentación en la reciente edición de la Feria del Libro— Almendrita y sus hermanas “es un libro hermoso y útil”.

Leonardo Depestre Catony —quien tiene una obra bastante exhaustiva como investigador— con este volumen confirma que su pasión por escribir cuentos y su ya ganado oficio de narrador, además de su propia satisfacción personal, se traducen en ejercicio ameno y bastante cercano a la realidad para los apasionados por la lectura.

Con un uso del lenguaje muy cuidadoso, Depestre logra “contar la realidad, pero de una manera literaria” en un tiempo relativamente breve, como se puede comprobar al ver la fecha en que se escribió cada cuento.

Otro mérito de este volumen es que el lector no está obligado a respetar el orden en que aparecen las historias porque —como también sucede fuera de la ficción— no importa el camino que se tome, no se puede eludir el destino.

Y finalmente, pero no por ello menos importante: la diversión. Si esta propuesta literaria llega o no a divertirnos (raro sería que no lo lograra), influiría la experiencia de vida y la cosmovisión de cada cual, cierto; pero de no hacerlo difícilmente pudiéramos responsabilizar al autor —quien confiesa haberlo escrito divirtiéndose—, pues sin un poco de divertimento bastante amarga habría sido la existencia de Almendrita y sus hermanas.