Apariencias |
  en  
Hoy es miércoles, 21 de febrero de 2018; 10:25 AM | Actualizado: 20 de febrero de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 307 | ver otros artículos en esta sección »
Página

La historia en Villa Macarusi

Melissa Cordero Novo  , 19 de febrero de 2018

Es tendencia universal: los cuentos para niños narran —cada vez más— las crudas escenas de la vida real y se alejan de las metáforas y las alegorías. Aunque el consumo en Cuba de lo que en materia de literatura infantil se está haciendo en el mundo es casi nulo, llegan noticias sobre los excelentes ejemplos, según la crítica, de La historia de Erika (sobre el Holocausto) o Mexique (relata el viaje en barco de cientos de niños del exilio español a México, los niños de Morelia), pero son casos desconocidos si constatamos el consumo real en Cuba. Y quizá, inevitablemente, ese alejamiento formal de las editoriales como entes y representantes de una estética de creación es otro de los puntos débiles de la literatura nacional. Se convierte, entonces, en un desafío muy grande crear y llevar adelante un proyecto que se convierta, a la vez, en un digno ejemplar literario y que su mensaje sea universal aunque narre una historia local. Es una batalla que no solo compete a los autores —aunque como individuos cargan el compromiso ético— sino a las editoriales, a las instituciones culturales regentes.

Villa Macarusi, de Danae Águila y publicado bajo el sello de la editorial Mecenas, es un cuaderno que nació y se desarrollará en ese discordante contexto. Es un libro escrito para niños, pero que encierra, no sé si voluntariamente, mayores mensajes para el público adulto; pasajes explícitos, sin maquillajes. Se trata de una historia real que para desarrollarse busca recursos, más que literarios, imaginativos. Danae nos introduce a una niña que tiene problemas familiares, y para aliviarlos o entenderlos conversa con la casa en donde vive. La presentación del argumento sucede en el mismo inicio del libro, y la autora juega con una ambigüedad narrativa al utilizar una dualidad: puede tratarse de un cuaderno fantástico o todo ocurre en la imaginación de esta niña.

La noveleta se lee con rapidez, se trata de una sola línea argumental, sin enredos ni contradicciones, solo existen dos personajes protagónicos cuyos únicos diálogos dominan todo el desarrollo de la historia. Existen algunos episodios que pudieron trabajarse de manera distinta para que no tuvieran parecido con otras literaturas ya escritas; en este caso está la forma en que son presentados los padres o la idea de que los adultos siempre hacen preguntas tontas. Otros, como los casos de los inspectores de mosquitos y el juego de alegorías con la guardia cederista, pudieran también dilucidarse para una mejor comprensión universal de la historia.

Lo cierto es que Danae construye un universo infantil que es defectuoso, defectuoso según la realidad social cubana (utiliza, incluso, el término “nuevos ricos”), y en el que ahora mismo pueden estar inmersos decenas de niños. Su objetivo es ayudar a los infantes a lidiar —desde su perspectiva— con situaciones similares, a encontrar una manera de evadir, y entender a la vez, lo que sucede a su alrededor. En un diálogo con la casa, se manifiesta la posibilidad de que la pequeña llegue a ser periodista y hay aquí un guiño, un juego verdadero con la profesión real de la autora del cuaderno.

En Villa Macarusi se lee: “papá salió llorando de una de sus discusiones”, “ahora siempre se lo grita, con voz de regaño, y yo me escondo rápido. A veces también lloro, un poquito” y “a veces lo he visto echándose los perfumes de mamá, los de él ya no le gustan”; y es esta última frase el clímax de la noveleta, cuando se descubre en la historia lo que realmente le sucede al papá de la niña protagonista. Existen otros textos en Cuba que narran el homosexualismo visto desde el prisma infantil, quizá Danae pudo trabajar un poco más la concepción y las acciones en Villa Macarusi, mas es un válido intento por continuar abordando el tema desde esta arista. El desenlace del libro no es feliz; en la vida, algunas veces, tampoco es así. Danae arma un argumento fiel, crudo, real, para que los niños, mediante la literatura, posean una manera, una alternativa de desenvolverse si chocan con situaciones similares.