Apariencias |
  en  
Hoy es sábado, 14 de diciembre de 2019; 10:34 PM | Actualizado: 13 de diciembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 527 | ver otros artículos en esta sección »
Página
Los ilustres apellidos: negros en La Habana Colonial
Jesús Dueñas Becerra , 18 de diciembre de 2009

“Las raíces africanas [forman
 parte de] nuestro complejo devenir.”

María del Carmen Barcia


La doctora en Ciencias Históricas, María del Carmen Barcia, profesora titular de la Universidad de La Habana, es la autora del libro Los ilustres apellidos: negros en La Habana Colonial, publicado por Ediciones Boloña (La Habana, 2008), y dedicado a cuatro figuras emblemáticas de la cultura cubana: Don Fernando Ortiz, José Luciano Franco, Juan Pérez de la Riva y Pedro Deschamps Chapeaux.

En este texto, galardonado en fecha reciente con el Premio  de la Crítica 2009, escrito con amor y devoción a la verdad histórica y a nuestras raíces africanas, la también catedrática de la Casa de Altos Estudios “Don Fernando Ortiz”, analiza, desde una óptica objetivo-subjetiva por excelencia, los hallazgos de una enjundiosa pesquisa socio histórica, que revela —entre otras cosas— la vida y el trabajo de los africanos y sus descendientes, durante 400 años en el contexto capitalino, donde, necesariamente, hubo notables transformaciones: la población negra creció de forma “alarmante” (sobre todo para los colonialistas españoles y los esclavistas locales).

En consecuencia, la Villa de San Cristóbal de La Habana dejó de ser una sencilla “aldea” urbana para convertirse, con el discurrir del tiempo, en una de las ciudades más importantes del continente americano.

Desde el punto de vista metodológico, esa joya de la literatura especializada se estructura en seis grandes capítulos y una extensa documentación, que se incluye como Anexo.

Con apoyo en las fuentes documentales rastreadas, la multilaureada autora muestra cómo los negros y mulatos, esclavos y libres, laboraban en las ciudades (músicos, criados de familias nacidas en “noble cuna” o en otras labores mal retribuidas desde la vertiente económica y socialmente “inferiores”), así como en las zonas rurales (plantaciones, ingenios azucareros, haciendas), para contribuir —con sangre, sudor y lágrimas— a la edificación de la ciudad, su sociedad y su cultura, como diría el maestro Walterio Carbonell.1

Los ilustres apellidos: negros en La Habana colonial, de la doctora María del Carmen Barcia, es —en mi humilde opinión— un valiosísimo aporte al conocimiento del componente africano, que según el decano de las ciencias antropológicas en Cuba, condimenta —entre otros ingredientes multiétnico-culturales— la personalidad básica de ese mestizo único e irrepetible, que vive, ama, crea y sueña en la mayor ínsula antillana.

Notas
1 Carbonell, Walterio: Cómo surgió la cultura nacional La Habana, Ediciones Bachiller, 2005.

Olga García Yero, 2019-12-09
Jesús Dueñas Becerra, 2019-12-01
Jesús Dueñas Becerra, 2019-11-25
Jesús Dueñas Becerra , 2010-03-26
Jesús Dueñas Becerra , 2010-01-15