Apariencias |
  en  
Hoy es viernes, 13 de diciembre de 2019; 6:50 PM | Actualizado: 13 de diciembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 326 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Planeta Cachivache, caschirisa, cachicuento

Enrique Pérez Díaz, 03 de diciembre de 2019

Al lector que desee pasar un rato divertido y entretenerse a gusto, le sugiero conseguir —¡Muy pronto, pues la veo agotarse en todas partes!— la serie El Planeta Cachivache que Ediciones Cubanas publicó para la Feria Internacional del Libro 2019 y que une a un dúo explosivo: el ilustrador Jorge Oliver y el cuentista y teatrista Maikel Chávez.

Al ingenio probado del Maestro Oli, creador de tantos personajes entrañables para la infancia cubana como El Capitán Plin y autor de los dibujos de la popular serie de Chamaquili (publicada por Editora Abril junto a Alexis Díaz Pimienta) se une ahora el ingenio de Maikel, que es un humorista proverbial.

Cachivache es un planeta donde todo es felicidad hasta que un buen día… sí, como en los cuentos de antes, un fatídico día la vida se complica y llegan los hombres grises.

Ellos imponen —como siempre han solido hacer a todo lo largo y ancho de la literatura universal—, sus medidas estrambóticas, absurdas, rocambolescas y coercitivas contra los cachiveros… ah, pero estos no son fáciles de dominar y ahí es que comienzan las aventuras de esta divertida serie con la que puedes enterarte de todos los pormenores de las batallas que libran cachivecos y cachivecas contras los grisáceos malvados, quienes pretenden que todo pierda su color, su sabor (ya nadie quiere cocinar ni hacer dulces) y en definitiva, su esencia vital.

Pero los malvados grises no cuentan con Clemente Plutarco Trabuleco, el vástago de una familia de inventores, cuya creatividad e iniciativas no se agotan fácilmente y quien siempre encuentra razones para la sonrisa, valor para cada acción y la fuerza de contagiar a otros su rebeldía innata y deseos de ayudar a los demás.

Heredero de una corriente de absurdo que por momentos lejanamente nos recuerda a Lewis Carroll o a nuestro coterráneo Albertico Yáñez, ambos maestros y dómines en el arte de manejar el nonsense a su antojo, Maikel Chávez nos regala un grupo de cuentos —que ilustrados por Oli y en un formato donde puedes dibujar, colorear, encontrar pasajes para llegar de un sitio a otro o buscar diferencias entre dos ilustraciones y hasta leer en un crucigrama palabras ocultas—, se ganan al lector desde la primera página y no le permiten apartarse de estas divertidas aventuras.

Los hombres grises pasan verdaderos apuros para imponérseles a los rebeldes cachivecos quienes nunca renuncian a ser felices.

Alegorías al mundo cotidiano, nombres onomatopéyicos, imaginación desbordante, situaciones disparatas, intertextualidades, ritmo acelerado, imágenes subyugantes y una acción que se va llenando de vericuetos inesperados nos cachivachean a su antojo para que, como dóciles corderos, cachi-leamos estos libros cuyas siete partes harán las delicias de cualquier niño, sea cachiveco o terrestre.

Los invito pues al Planeta Cachivache donde todo prodigio es posible, incluso el milagro de que niños no lectores dejen de lado el celular y abran estas páginas para no separarse nunca más de ellas hasta tropezar, con poco de cachi-suerte, con la próxima aventura…

Planeta Cachivache cuenta con los títulos: Viaje por el arcoiris, La gran batalla, Tico el pintor y Bamba el payaso cantor. Próximamente aparecerán: El monte Fuiquitifua, El amor en Cachivache y La moda cachiveca.Te deseamos mucha suerte y que pronto visites a los cachivecos en su planeta Cachivache.