Apariencias |
  en  
Hoy es viernes, 18 de octubre de 2019; 3:05 AM | Actualizado: 17 de octubre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 212 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Jorge Enrique Adoum, poeta y traductor ecuatoriano

Olga Sánchez Guevara, 03 de septiembre de 2019

En el pasado mes de julio se cumplieron diez años del fallecimiento de Jorge Enrique Adoum. Poeta, traductor, periodista, diplomático y profesor universitario, fue uno de los más destacados intelectuales de Ecuador, y el primer galardonado con el prestigioso Premio Casa de las Américas, en 1960, por su poemario Dios trajo la sombra.

Nacido en la localidad de Ambato en 1926, de padre libanés y madre ecuatoriana, Adoum inició en la Universidad Central de Ecuador estudios de Derecho y Filosofía, los cuales concluyó en la Universidad de Santiago de Chile. Su primer libro, Ecuador amargo, se publicó en 1949. En 1952 recibió el Premio Nacional de Poesía de Ecuador por los dos primeros volúmenes de Los cuadernos de la tierra.

Gracias a un programa de la Unesco para la mutua apreciación de los valores culturales del Occidente y el Oriente, viajó en 1963 a Egipto, la India, Japón e Israel. El ascenso al poder de una dictadura militar en Ecuador, en 1964, le impidió retornar. Residió varios años en París, donde trabajó para la Editorial Gallimard como lector de literatura, y fue periodista en la Radio y Televisión de Francia. Luego pasó a Ginebra para trabajar como traductor de la ONU, y de vuelta a París fue miembro del comité de redacción de la revista Correo de la Unesco hasta junio de 1987, año en que regresó a su país. En 1989 recibió por el conjunto de su obra el Premio Nacional de Cultura Eugenio Espejo, el más importante de Ecuador. En 2005 estuvo nominado al premio Cervantes.

Fue un prolífico traductor de poesía, y entre los autores a quienes trajo al español se cuentan T.S. Elliot, Jacques Prévert, Yannis Ritsos, Vinícius de Moraes, Nazim Hikmet, Fernando Pessoa y Seamus Heaney. Un mes antes de morir, Adoum concedió al poeta Luis Carlos Mussó una entrevista1,  en la que entre otros temas se refirió a la traducción:

(Adoum): El traductor es, o debe ser, un creador. Hablo de la hazaña que constituye pretender trasladar a otra lengua un texto para el cual el autor anduvo buscando los secretos del lenguaje las palabras y las sílabas para someterse a su dictado o rebelarse contra él. (…) La precisión no atañe solamente al significado de las palabras sino al sitio que cada una de ellas ocupa en el texto, a su sonoridad, a su contenido que no figura en el diccionario, incluso a su grafía.

En Cuba se publicaron varias obras de Adoum: por Casa de las Américas, Dios trajo la sombra (poesía, 1960); Informe personal sobre la situación (antología poética preparada por el propio autor, 1975), y Entre Marx y una mujer desnuda, novela llevada al cine en Ecuador en 1996. La Editorial Arte y Literatura publicó De cerca y de memoria (memorias, 2002), y Aproximación a la paraliteratura, 2006.

El 3 de julio de 2009, a los 83 años, falleció Jorge Enrique Adoum en Quito, donde fue enterrado junto a la tumba de su amigo Oswaldo Guayasamín, en la Capilla del Hombre creada por este gran artista ecuatoriano.

A continuación dos poemas tomados del libro Yo me fui con tu nombre por la tierra (1964).

"Pont  St. Michel"

los jóvenes han invadido la tierra por parejas
un pescado abrazado a otro pescado
y en todos los rincones del desierto
el doble animal el montón único
ciegos que se reconocen oliéndose la oreja
o sordos que se oyen con la lengua

en esta fría devoración quién de los dos es ella
quién pondrá entre los dos una guitarra
quién envidioso los separará con una espada
o les dará colérico noticias de la guerra


"La visita"
(Capítulo de novela)

Llamo a la puerta.
-Quién es, pregunto.
-Yo, contesto.
-Adelante, digo.
Yo entro.
Me veo al que fui hace tiempo.
Me espera el que soy ahora.
No se cuál de los dos está más viejo.


Y para concluir, la traducción que realizara Adoum del poema "Anna Blume", incluida en el libro Anna2,  que contiene 154 versiones de dicho poema del dadaísta alemán Kurt Schwitters a distintos idiomas, siete de ellas al español. 


"Para Ana Flor"
Kurt Schwitters
(Traducción de Jorge Enrique Adoum)

Oh tú, amada de mis veintisiete sentidos,
Te amo, mi tú, yo a ti tú, tú a mí me. ¿Nosotros?
Eso no viene al caso.

¿Quién eres tú, hembra innumerable? Tú eres. ¿Eres tú?
La gente dice que eres.
Deja que digan: no saben cómo se mantiene en pie el campanario.

Llevas el sombrero en los pies y caminas con las manos,
Con las manos caminas.

¡Hola! Tu vestido rojo aserrado en pliegues blancos.
Roja amo a Ana Flor, roja te amo, yo a ti.
Yo, tu yo, yo te a ti, mi tú, tú a mí. ¿Nosotros?
Digamos que esto va a terminar en fuego frío.
Ana Flor, roja Ana Flor, ¿qué dice la gente?

        Adivinanza: 1. Ana Flor tiene cabeza de chorlito.
                             2. Ana Flor es roja.
                             3. ¿De qué color son los chorlitos?

Azul es el color de tu pelo amarillo.
Rojo es el color de tus pájaros verdes.
Tú, muchacha sencilla con vestidos de diario,
Tú, tierno animal verde, ¡te quiero yo a ti!
Tu yo, te a ti, a ti te, a mí tú. ¿Nosotros?
Esto, viéndolo bien, terminará en un brasero.

Ana Flor, Ana, destilo tu nombre.
Aaa Nnn Aaa
Y tu nombre gotea suave como sebo de animal.

¿Sabes, Ana, sabías
Que también se te puede leer de atrás para adelante?
Y tú, la más espléndida de todas,
Eres como por delante por detrás: A N A.

Sebo de animal gotea y acaricia mi espalda.
Animal goteante,
¡A ti te quiero yo!

"An Anna Blume"

Oh Du, Geliebte meiner 27 Sinne, ich liebe Dir!
Du, Deiner, Dich Dir, ich Dir, Du mir, ---- wir?
Das gehört beiläufig nicht hierher!

Wer bist Du, ungezähltes Frauenzimmer, Du bist, bist Du?
Die Leute sagen, Du wärest.
Laß sie sagen, sie wissen nicht, wie der Kirchturm steht.

Du trägst den Hut auf Deinen Füßen und wanderst auf die Hände,
Auf den Händen wanderst Du.

Halloh, Deine roten Kleider, in weiße Falten zersägt,
Rot liebe ich Anna Blume, rot liebe ich Dir.
Du, Deiner, Dich Dir, ich Dir, Du mir, ----- wir?
Das gehört beiläufig in die kalte Glut!
Anna Blume, rote Anna Blume, wie sagen die Leute?

Preisfrage:
1. Anna Blume hat ein Vogel,
2. Anna Blume ist rot.
3. Welche Farbe hat der Vogel?

Blau ist die Farbe Deines gelben Haares,
Rot ist die Farbe Deines grünen Vogels.
Du schlichtes Mädchen im Alltagskleid,
Du liebes grünes Tier, ich liebe Dir!
Du Deiner Dich Dir, ich Dir, Du mir, ---- wir!
Das gehört beiläufig in die ---- Glutenkiste.

Anna Blume, Anna, A----N----N----A!
Ich träufle Deinen Namen.
Dein Name tropft wie weiches Rindertalg.
Weißt Du es Anna, weißt Du es schon,
Man kann Dich auch von hinten lesen.
Und Du, Du Herrlichste von allen,
Du bist von hinten, wie von vorne:
A------N------N------A.

Rindertalg träufelt STREICHELN über meinen Rücken.
Anna Blume,
Du tropfes Tier,
Ich-------liebe-------Dir!

Notas:

  1. https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/carton/1/jorge-enrique-adoum-la-palabra-como-testimonio (consultado en marzo 2019)
  2. Klampen Verlag, Lüneburg, 2000.

K-milo 100fuegos criollo como las palmas
Francisco Blanco Hernández y Francisco Blanco Ávila
Casa de cuentos para niños
Inés Casañas
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis