Apariencias |
  en  
Hoy es viernes, 18 de octubre de 2019; 7:50 AM | Actualizado: 17 de octubre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 7262 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Libro a la carta con Alberto Marrero

Yohamna Depestre Corcho, 30 de agosto de 2019

Voy a empezar este artículo con la pregunta recurrente que le hace Fernando Rodríguez Sosa a todos sus invitados al finalizar, en la cual lo que siempre cambia es el nombre: ¿Quién es Alberto Marrero? Esta pregunta, según el intelectual, se la hace casi todo el tiempo: "un escritor", contestó, entre otros calificativos.

Autor de más de una decenas de libros, Marrero empezó su peregrinar por las letras desde su adolescencia; fue ganador de la primera convocatoria del Premio Pinos Nuevos y mención en el Premio Uneac en su primera edición.

La poesía le brota de la lectura, ella le abrió un mundo hacia la palabra. Lo que más leía era española, inglesa y la rusa en su mismo idioma.

No escribe por puro divertimento, sino que trata de decir, descubrir, indagar en la condición humana.

El autor reveló algunas de sus técnicas para escribir; piensa en una obra completa en la que comienza poniendo un título, donde a partir de él conforma todo. El título es un verso que alumbra su cosmos.

Marrero opina que el escritor tiene un cerebro que es un motor que no descansa nunca, siempre está a disposición de la escritura.

Apasionado de la novela, escribir narrativa fue para él como un salto riesgoso: "un cuento es un cuento, no es un poema (...) es un género complicado donde no debes fallar porque se desmorona como un castillo de arena", dijo. Al entrar este género a su pluma le ha contaminado su poesía haciéndola más conversacional especificó Marrero.

Por otra parte, escribir una novela le da mucho placer, le enriquece porque tiene que investigar, y esto eleva al escritor.

En otro momento, el también presidente de la Uneac en la sección de Literatura, dijo que puede conjugar perfectamente los dos procesos: el de creador y dirigente. Sus pasos por las Fuerzas Armadas le dieron disciplina para poder dividir dichas responsabilidades, ahora trabaja como creador en su tiempo libre.

Al referirse a la Uneac opinó que la organización debe estar en función del creador y no al revés, debe poner como primera condición la actividad creadora y preguntar todo el tiempo por dónde va el cuento cubano, la novela, el teatro; debe ayudar a la reflexión creativa, a la crítica literaria, esta última que tan ausente está en estos días.

Una de sus últimas novelas saldrá próximamente bajo el sello de la editorial Letras Cubanas y se llama Agua de Paraíso. Con un fragmento del capítulo 41 cerró la actividad, efectuada este jueves en la librería Fayad Jamís, a las 4 de la tarde, frente a un público selecto, lleno de amigos y de conocidos.





 

K-milo 100fuegos criollo como las palmas
Francisco Blanco Hernández y Francisco Blanco Ávila
Casa de cuentos para niños
Inés Casañas
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis