Apariencias |
  en  
Hoy es miércoles, 11 de diciembre de 2019; 1:20 AM | Actualizado: 10 de diciembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 326 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Dice el musgo que brota: versos para sentir

Enrique Pérez Díaz, 03 de septiembre de 2019

"Lo que se pretende con estos versos es que los niños puedan
escucharlos con placer en boca ajena; o disfrutarlos por sí mismos".

Mirta Aguirre

Los terrestres del mundo de hoy olvidamos a veces cómo era todo en el pasado. Hace mucho tiempo, en los hogares, las abuelas contaban cuentos a los nietos, las madres cantaban nanas a los pequeños y los padres iban a pasear con ellos a la calle o a la playa al atardecer, donde miraban puestas de sol, empinaban papalotes o suspiraban con el vuelo de gaviotas y pelícanos.

Pero actualmente los padres, abuelos, tías y madres andan muy apurados. Es lo que se llama "la vida moderna" y a veces la gente no tiene apenas tiempo para quererse ni un poquito, lo cual es un poco triste, pues los niños van entrando al mundo, en ocasiones de forma abrupta y en otras hasta algo traumática, sin una guía que les enseñe a ver con buenos ojos cuanto les rodea.

Es por eso que, más de lo que muchos adultos quisiéramos hoy, los niños se entienden mejor con las máquinas (computadoras, tablets, laptops, celulares y demás enseres digitales) que con su propia familia y otros seres humanos. Por eso a muchos les falta el cuento necesario, la canción pertinente, el poema imprescindible para ver la vida y vivirla de una manera poética, pues ciertamente la poesía no es solo para ser leída o escuchada sino para sentirla y vivirla y ver el mundo con ojos de asombro eternamente renovado.

En su célebre revista La Edad de Oro, devenida libro con la tradición de numerosas ediciones, José Martí decía a los niños:

Este periódico se publica para conversar una vez al mes, como buenos amigos, con los caballeros de mañana, y con las madres de mañana; para contarles a las niñas cuentos lindos con que entretener a sus visitas y jugar con sus muñecas; y para decirles a los niños lo que deben saber para ser de veras hombres. Todo lo que quieran saber les vamos a decir, y de modo que lo entiendan bien, con palabras claras y con láminas finas. Les vamos a decir cómo está hecho el mundo: les vamos a contar todo lo que han hecho los hombres hasta ahora.

Creo que de alguna manera, amigos míos, esa fue la intención que llevó a un creador como Eldys Baratute, a detenerse durante horas e ir releyendo libros de poesía y entresacar de ellos los poemas que hoy integran las páginas de Dice el musgo que brota, hermosa obra que nos regala Ediciones La Luz, una casa editorial que se ha ganado un alto prestigio entre las que en Cuba sueñan a la par de la infancia.

Como bien indica su nombre, esta editorial siempre busca alumbrarnos con cuanto libro aparece en su catálogo y este se inspira en el magistral y fundador legado que nos dejaran personas como los escritores a quienes se dedica: Mirta Aguirre, Dora Alonso, Onelio Jorge Cardoso y Eliseo Diego o algunos más recientes como Nersys Felipe y Alga Marina Elizagaray, seres que de alguna manera iniciaron (o fueron capaces de propiciar) el camino de una literatura para niños en Cuba y que en algunos casos, aún permanecen aunque no estén físicamente entre nosotros.

Dice el musgo que brota reúne a 37 autores nacidos después de 1970. Es por tanto un panorama de la forma en que los poetas y las poetisas, a través del verso más heterogéneo, dan su visión del mundo a los niños de hoy. Desde el asombro por lo cotidiano, hasta el embrujo por lo imaginado o más fantástico. Pasando por el candor que implica el contacto con otro ser humano o el miedo inmanente que sentimos ante lo que desconocemos y asusta, este libro (como mismo lo fue su antecedente Retoños de Almendro) llega para sembrarnos la esperanza y alertarnos de que la vida se vive mejor si somos capaces de sentirla de una manera poética.

Eso nos dicen todos y cada uno de los versos de estos jóvenes autores, algunos con muchos libros publicados, otros que se asoman por vez primera a la página impresa, todos con ese sentimiento duradero de una infancia eterna que únicamente preside a quienes dibujan el mundo de una manera más creativa.

Les invito pues a que se pierdan en el hermoso universo que letra a letra, verso a verso, estrofa a estrofa trazan para ustedes Elizabeth Lores Torrel, Ronel González Sánchez, José Manuel Pérez Cordero, Mildre Hernández Barrios, Yolanda F. Rodríguez Toledo, Samuel Cruz Guedes, Eduard Encina Ramírez, Katia Gutiérrez Miró, Marcia Jiménez Arce, Rebeca Murga, Alexey Mendoza Quintero, Llamil Ruiz González, Rafael Jorge Carballosa Batista, Diusmel Machado Estrada, Isbel González González, Liset Lantigua González, José Antonio Linares Asco, Jorge Luis Peña Reyes, Carlos Ettiel Gómez Abreu, Miguel Ángel Ochoa Cruz, Anisley Miraz Lladosa, Sheyla Valladares Quevedo, Legna Rodríguez Iglesias, Evelin Queipo Balbuena, Yunier Serrano Rojas, Sergio García Zamora, Randoll Machado Hernández, Rafael González muñoz, Leidy González Amador, Ailín García González y Elaine Vilar Madruga.

Al escribirlos ellos pensaron en el niño que alguna vez iba a leerlos…

Al leerlos, piensen ustedes, amigos lectores, en ese niño ideal que ellos, por muchos más años que cumplan, nunca renuncian a seguir siendo para ver la vida de una manera diferente…

Enrique Pérez Díaz, 2019-12-03
Enrique Pérez Díaz, 2019-11-18
Alina Iglesias Regueyra, 2019-11-04
Enrique Pérez Díaz, 2019-08-15
Enrique Pérez Díaz, 2019-07-30
Enrique Pérez Díaz, 2019-07-02