Apariencias |
  en  
Hoy es viernes, 13 de diciembre de 2019; 6:53 PM | Actualizado: 13 de diciembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 7358 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Rubiel Labarta apuesta por los Castillos en el aire

Norge Céspedes, 16 de agosto de 2019

La certeza de que todo proyecto humano está marcado por una fragilidad con la que en definitiva se debe convivir, conduce las reflexiones que el joven poeta cubano Rubiel González Labarta  propone desde la plaquette Castillos en el aire, dada a conocer este año por El Fortín, editorial de producciones manufacturadas radicada en la ciudad de Matanzas.

Según confesó Labarta a Cubaliteraria:

Lo que escribo está dado por circunstancias concretas de mi vida, sobre todo está muy presente mi familia, el contexto en el que nos desenvolvemos; en este caso específico, el punto de partida fue la muerte de la madre de mi suegra; de adulto, nunca me había enfrentado a la pérdida de un ser querido, pero me llegó la hora.

En este hermosísimo objeto-libro que ha preparado El Fortín, se siente la presencia de la muerte, la cual, a pesar de sernos tan compleja de asumir, es, inevitablemente, un acontecimiento cotidiano; de hecho, la vida está marcada por las pérdidas, pérdidas de todo tipo, en todos los niveles que podamos imaginar.

Esto pone fronteras a nuestras existencias. Se hacen los planes sin saber qué pasará el día de mañana. Por más firmes que parezcan nuestros castillos no dejarán jamás de estar en el aire. Es terrible asumir la realidad de esa manera pero no hay más opciones. Se siguen levantando los castillos. Se sigue viviendo.

Esta plaquette contiene los textos "Castillos en el aire", "Vías de extinción" y "En vísperas del miedo", conjunto con el que González Labarta ganara el concurso nacional de poesía Digdora Alonso 2017, convocado anualmente por la casa editora El Fortín.

En declaraciones a Cubaliteraria, la escritora Maylan Álvarez, integrante del jurado que premió a Labarta en dicho certamen, coincide en que "el saldo de sus poemas no es el pesimismo, el llanto, sino una apuesta por la vida, una apuesta —precisamente— por esos castillos en el aire que son en definitiva la principal motivación de nuestras existencias".

En este sentido, Rubiel precisó que "ya es suficiente con lo duro que es el día a día: escribo para que podamos sobrevivir, para dar esperanza; creo que una de las misiones de la literatura es ayudar a transformar la sociedad, a hacerla mejor, a conducirla por el camino de la felicidad".

"Este propósito determina la manera en que concibo mi poesía: si quiero que lo siento les llegue a otros, tengo que lograr transmitírselos; la comunicación es un punto fundamental que tiene literatura, y en especial la poesía, pero no siempre se le presta atención", agregó el escritor.

Con varios cuadernos publicados o a punto de salir a la luz, Rubiel González Labarta (Holguín, 1988) destaca entre las más jóvenes voces de la poesía cubana contemporánea; ha ganado en años recientes numerosos certámenes a lo largo de la isla: Pinos Nuevos, Hermanos Loynaz, Manuel Navarro Luna, Paco Mir, Portus Patris, premios de la ciudad de Holguín y de la ciudad de Ciego de Ávila…

Con edición de Laura Ruiz Montes, Castillos en el aire cuenta con diseño de Rolando Estévez Jordán, quien para concebir la visualidad de esta plaquette, además de sus dibujos y su propia caligrafía empleó papel y cartulinas de diversos gramajes y texturas, trozos de vela, yute, así como platos, cucharas, tenedores y cuchillos plásticos reciclados.

Fundada y dirigida por el artista de la plástica y poeta Estévez Jordán desde hace seis años, El Fortín está especializada en la concepción de libros de colección, que, marcados por el concepto del libro-arte, son concebidos como ejemplares únicos o en tiradas breves que por lo general no sobrepasan los cincuenta ejemplares.