Apariencias |
  en  
Hoy es sábado, 21 de septiembre de 2019; 3:27 AM | Actualizado: 20 de septiembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 7223 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Premios David, un camino para acceder a la literatura

Arleen Alentado Echagarrua, 01 de agosto de 2019

Cómo te extraña La Habana, Nicolás Guillén fueron los versos que resonaron en el inicio del acto de entrega de los Premios David 2019, como parte de un emotivo homenaje realizado al poeta en el aniversario 117 de su natalicio.

El acto de premiación del concurso en su edición 52, convocado en esta ocasión en los géneros de cuento y poesía, estuvo dirigido por Marta Bonet de la Cruz, vicepresidenta primera de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), Pedro de la Hoz, vicepresidente, Cira Romero, secretaria y el vicepresidente primero de la Asociación de Escritores, Ernesto Limia Díaz.

Un 30 de julio de 1967, en el décimo aniversario del asesinato de Frank País, nació el Premio David, que, en palabras del escritor y periodista Ricardo Riverón, constituye una puerta de acceso a la literatura. El concurso, que lleva el simbólico nombre de guerra del héroe, desde su creación se propuso alentar la promoción de nuevas generaciones de escritores. Figuras esenciales de las letras cubanas han sido laureadas con el reconocimiento, entre ellas, Eduardo Heras León, Delfín Prats, Marilyn Bobes, Senel Paz y Sigfredo Ariel.

El jurado de cuento de esta edición estuvo integrado por los escritores Frank David Frías, Olga Montes y Alberto Guerra Naranjo, quienes felicitaron a los participantes por el envío de sus trabajos, destacando la calidad literaria de algunos manuscritos y el denodado afán por intentar escribir cuentos profundos, con fuertes cargas anecdóticas y experimentales.

El Premio David de narrativa 2019 le fue otorgado a Damir Molina Lorenzo, escritor avileño, por La colina y la piedra, un cuaderno equilibrado, sin didactismos petulantes, con una mezcla de inteligente cotidianidad y alta cultura, lenguaje y situaciones que nos alejan del aburrimiento, en los que confluyen la parodia, el desencanto y el optimismo, según el jurado.

Entre las menciones se incluye Disección de un suceso impensable, de Carlos Ávila Villamar.

Por otro lado, el jurado de poesía, integrado por Virgilio López Lemus, Carlos Zamora y David López Ximeno, seleccionó como ganador a Criogenia, de  la joven Giselle Lucía Navarro, texto que muestra la mayor seguridad del lenguaje entre los concursantes, armonía en su creación del texto poético, una buena estructuración de conjunto y un lenguaje que da pasos más allá de la promesa.

Asimismo, se entregaron dos menciones por los logros parciales de los poemarios seleccionados, que apuntan hacia una labor de poeta aún en búsquedas de voz, formas expresivas y realización lírica, pero con suficientes dotes creativas que señalan un camino poético en ascenso.  Estas fueron Me atreveré a pedir otro deseo, de Osmany Reyes García y Trama compacta, de Enzo Hernández Hernández.

Estos galardones buscan contribuir a que lo mejor de la producción literaria cubana se convierta en demanda de nuestro pueblo. Los artistas y escritores de la Uneac se empeñan en trabajar por alcanzar esa cultura que, al decir de Guillén, nos de carácter y espíritu propios (…), nos libere y exalte

Casa de cuentos para niños
Inés Casañas
Un joven llamado Fidel Alejandro
María Luisa García Moreno
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis