Apariencias |
  en  
Hoy es domingo, 15 de septiembre de 2019; 8:47 AM | Actualizado: 13 de septiembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 7204 | ver otros artículos en esta sección »
Página

La historia me absolverá: salvar la memoria histórica

Yohamna Depestre Corcho, 19 de julio de 2019

El poema Ya estamos en combate, del poeta de la Generación del Centenario, Raúl Gómez García, se escuchó en voz de mujer por la actriz Irasema Cruz, en la capitalina librería Fayad Jamís, al abrir el espacio El elogio oportuno, dedicado esa tarde al 65 aniversario de la primera edición clandestina de La historia me absolverá.

Para hablar sobre el alcance y trascendencia de este manifiesto, fue invitado el historiador, investigador y ensayista Ernesto Limia, quien respondió las preguntas del periodista Fernando Rodríguez Sosa, moderador del espacio.

En una conferencia excepcional, donde solo bastaron dos grandes preguntas, Limia habló, no solo del que fuera el manifiesto de la Revolución y la defensa de los encarcelados por el asalto al Cuartel Moncada, sino de la historia de Cuba, pues como bien dijo Fidel, su autor, la escribió para combatir el mutismo, pues no hay nada que aplaste a un movimiento que el silencio.

En los años 40 del pasado siglo, Martí era casi un desconocido —apuntó Limia— y esta generación lo vuelve a rescatar y hace todo un despliegue de seminarios y conferencias para que se vuelva a conocer; por eso nuestro Héroe Nacional se transforma en el autor intelectual de dicho asalto.

Todo fue minuciosamente planeado por Fidel, nunca improvisó en la política. Para él no había cabida para la derrota, siempre pensó en ganar: Asaltar el Moncada, tomar las armas que le hacían falta para el movimiento y encender la isla en un estallido de revolución. Pero todo se pierde por el factor sorpresa.

¿Fidel entonces qué es, un loco, alguien que se quiere suicidar? Lanza la pregunta al auditorio el historiador Limia, después del fallido intento del Moncada, y él mismo contesta: No, fue alguien que no piensa nunca en perder. Fidel es la ética de la política que se ha perdido y que él la rescata de Martí. La historia me absolverá es la antesala de la insurrección nacional, una denuncia de los males de la época, un símbolo universal.  Es el camino a la lucha armada, donde toma al campesinado como su base, no exactamente el obrero. Este alegato, cuya primera tirada data de octubre de 1954,  es un vaticinio de la suerte que correrá la isla sin la revolución o con ella.

El aporte de Fidel es esencial para los tiempos por venir. Sin él el socialismo hubiera perecido y los cantos de libertad ahogados. Es el faro de las revoluciones sociales latinoamericanos.

Un joven llamado Fidel Alejandro
María Luisa García Moreno
La paloma de vuelo popular
Nicolás Guillén
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis