Apariencias |
  en  
Hoy es domingo, 15 de septiembre de 2019; 10:49 AM | Actualizado: 13 de septiembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 7204 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Lidia Cabrera pertenece a Cuba y al mundo

Astrid Barnet, 28 de mayo de 2019

El teatro del habanero Centro Cultural Dulce María Loynaz resultó espacio pequeño para el numeroso público asistente a la tertulia dedicada a la impronta literaria de una de las más reconocidas escritoras cubanas: Lidia Cabrera, con motivo del 120 aniversario de su natalicio.

El homenaje contó con la presencia de personalidadesa de la cultura nacional reconocidas por sus acuciosos estudios, investigaciones y publicaciones relacionadas con la etnología, antropología y folklore cubano: Miguel Barnet y Natalia Bolívar; además del sociólogo, investigador, promotor cultural y editor Frank Pérez Álvarez.

Según Barnet:

Durante muchos años no se habló sobre Lidia Cabrera y, según se decía, los relojes de su vida se detuvieron en 1959 cuando decidió marcharse hacia Estados Unidos. Descendiente de próceres independentistas e hija del novelista Raimundo Cabrera, se interesó desde muy joven por el arte y por todo lo relacionado con las culturas africanas, llevada en lo fundamental de la mano por su cuñado, don Fernando Ortiz —casado con su hermana Esther—. 

Lidia fue una mujer caracterizada por su cubanía universal. Sus viajes a distintos países le brindaron una visión planetaria, cosmopolita e integral de la sociedad, lo que le permitió desarrollar un tipo de literatura sui generis desconocida en Cuba a través de una prosa  revestida de un mundo antropológico—metafórico único. Una prosa de una riqueza extraordinaria, algo que la coloca entre las tres o cuatro escritoras más importantes del siglo XX en mi opinión, junto a Dulce María Loynaz, Fina García Marruz, Renée Méndez Capote y Mirta Aguirre.   Su continuadora actual de gran capacidad investigativa es, sin lugar a dudas, Natalia Bolívar. Lidia Cabrera pertenece a Cuba y al mundo, su obra es cubana y nadie nos la puede quitar.

Asimismo, en sus intervenciones, Natalia Bolívar y Frank Pérez, rememoraron anécdotas y pasajes de la vida personal y la ormación profesional desde muy joven de la homenajeada, al igual que su añoranza de la patria dejada atrás durante muchos años.

Ante la interrogante de un asistente a dicha tertulia sobre si debía considerarse a Lidia Cabrera, como la cuarta descubridora de Cuba —al igual que se afirma por parte de investigadores y estudiosos de la cultura nacional que el primero fue Cristóbal Colón; el segundo, Alejandro de Humboldt y el tercero, Fernando Ortiz—, el antropólogo Miguel Barnet consideró a título personal que:

Todo ello es bastante relativo. El primero, no fue ni nunca será Colón, pues ya Cuba estaba descubierta y habitada por los pobladores arahuacos o taínos; como tampoco lo fue a partir de los estudios que realizase Alejandro de Humboldt referidos a la flora y la fauna de la Isla, sino que debiera considerarse a Fernando Ortiz, como el primer descubridor de este archipiélago, pues es quien nos observa a partir de cada uno de los extremos de un espejo cóncavo, además de recoger y revalorizar la presencia cubana que no estaba reconocida producto de los innumerables prejuicios existentes durante tantas épocas de nuestra historia. Fue definitivamente Ortiz quien descubre la esencia de lo cubano. Por tanto y, a juicio personal, fue nuestro primer descubridor.

Incluso Lidia Cabrera (...) podemos decir que fue también una de nuestras más connotadas descubridoras de lo cubano, al ponerse en contacto con lo más profundo de este mundo de la negritud, el que había sido desde siempre un mundo escamoteado, relegado, mal visto…Ella y el resto de los escritores que decidieron realizar tales estudios descubrieron la objetividad y riqueza de lo cubano.

Finalmente Natascha, hija de Natalia Bolívar, tuvo a su cargo la muestra de imágenes diversas en fotos y grabados dedicados a la vida y la obra de Lidia Cabrera y su relación personal con relevantes intelectuales cubanos y extranjeros, entre ellos, el pintor Wifredo Lam y la premio Nobel de Literatura Gabriela Mistral.

Un joven llamado Fidel Alejandro
María Luisa García Moreno
La paloma de vuelo popular
Nicolás Guillén
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis