Apariencias |
  en  
Hoy es lunes, 26 de agosto de 2019; 1:28 AM | Actualizado: 23 de agosto de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 7165 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Denia García Ronda: una autora, muchas obras

Gabriela Avila Gómez, 18 de abril de 2019

Más que un espacio, este miércoles “El autor y su obra” se convirtió en la celebración de toda una vida de la destacada escritora, investigadora y profesora cubana Denia García Ronda. La capitalina biblioteca Rubén Martínez Villena recibió a amigos, familiares, intelectuales cubanos como Antón Arrufat y Graziella Pogolotti, y directivos del Instituto Cubano del Libro, reunidos para festejar el 80 cumpleaños de García Ronda.

Muchos pueden recordar su nombre gracias a los libros de lectura utilizados en la escuela primaria, pero tratar de mencionar todos sus logros podría ser imposible: doctora en Ciencias Filológicas, profesora de la Universidad, autora de diversos libros y ensayos, miembro de numerosas instituciones ‒tanto cubanas como extranjeras‒, y merecedora de galardones como el Premio Razón de Ser (entregado por la Fundación Alejo Carpentier), y la Distinción por la Cultura Cubana.

Precisamente de su vida y obra dialogó un panel, conducido por Enrique Pérez Díaz, director del Observatorio Cubano del Libro y la Lectura e integrado por Margarita Mateo, escritora y profesora universitaria; Nicolás Hernández Guillén, presidente de la Fundación Nicolás Guillén y Rafael Hernández, director de la revista Temas.

Margarita Mateo, quien compartió una simpática anécdota de ambas –doctoradas por la Facultad de Artes y Letras– tratando de montar en bicicleta, dijo que Denia García Ronda poseía una “erudición de patios y parques”, más allá del componente académico.

La también Premio Nacional de Literatura se refirió a las más de dos décadas que dedicara la homenajeada al trabajo docente, investigaciones y ensayos dedicados a Onelio Jorge Cardoso, labor que continuó incluso tras la muerte del “cuentero mayor”.

Por su parte, Nicolás Hernández Guillén explicó que a Denia García Ronda la conoció hace poco más de veinte años, durante la fundación de la Cátedra de Cultura Cubana “Nicolás Guillén”, en la Universidad de Castilla-La Mancha (España), donde ella fue una de las conferencistas.

En ese momento, apuntó Hernández Guillén, quise “hacer permanentes los nexos de Denia con la fundación”, hecho que se consumó, pues al día de hoy la intelectual cubana es directora de su programa académico y de la editorial Sensemayá.

Para el director de la fundación hay tres grandes logros dentro de la carrera de la cubana: su participación en el curso televisivo “Presencia negra en la cultura cubana”, su contribución a dar a conocer a Nicolás Guillén, y su impronta dentro de Sensemayá, editorial cuyo propósito es visibilizar al poeta nacional, tanto las obras de su autoría como compilaciones temáticas relacionadas con este.

En tanto, Rafael Hernández, director de la revista Temas, le agradeció a García Ronda haber sido incluido en uno de los libros de lectura, con un texto dedicado a Antonio Maceo, y dijo que la autora es una fuente esencial para el estudio de la Revolución cubana.

En otro momento de la jornada, la protagonista tuvo la palabra y dedicó su intervención a agradecer a tres instituciones que marcaron, y siguen marcando, su vida: la Facultad de Artes y Letras (otrora Escuela de Letras), la revista Temas (de la cual fue subdirectora), y la fundación Nicolás Guillén.

Sobre la primera dijo que es su verdadera Alma Mater y el lugar donde pasó sus años más felices; mientras, de Temas afirmó que su labor allí le permitió conocer sobre todo el mundo de las ciencias sociales y le regaló la amistad de numerosos colaboradores.

Finalmente, sobre la Nicolás Guillén, lugar donde se apareció un día y pidió trabajar, apuntó que se siente como en casa, y que ha tenido que seguir estudiando sobre todo el proceso de hacer un libro.

En la velada también hubo tiempo para que una de sus hijas, Claudia Expósito, le dedicara unas palabras, para canciones de trovadores, y para otorgarle, de manos de Víctor Casaus, director del Centro Pablo de la Torriente Brau, el Premio que entrega la institución, en este caso gracias a su contribución al estudio y difusión de la obra de ese escritor y periodista.

Un joven llamado Fidel Alejandro
María Luisa García Moreno
La paloma de vuelo popular
Nicolás Guillén
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis