Apariencias |
  en  
Hoy es domingo, 15 de septiembre de 2019; 8:49 AM | Actualizado: 13 de septiembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 517 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Marianas de la Sierra Maestra: “!Arriba! ¡Echemos la suerte por Cuba con brazo fuerte!!”

Astrid Barnet, 29 de abril de 2019

Como bien logra hacer trascender su autor en nombres, lugares, fechas, rostros y  anécdotas, entre otras informaciones, el volumen iconográfico Marianas, nobleza y coraje, es una obra para agradecer por su alta significación histórico-política y, de manera muy especial además, por la impronta repleta de amor sincero y profundo a la tierra donde se nace, al pueblo humilde de donde surgen tantísimas epopeyas heroicas, a la lealtad plena a un líder,  y a la libertad, aquella acerca de la cual nuestro José Martí escribió en la Revista Universal, en 1875: “(…) no es placer propio: es deber de extenderla a los demás”. En todos estos atributos y quizás, en muchos más, se entrelacen las cualidades de las Marianas de la Sierra Maestra. Mujeres, ya vivas para siempre en la memoria del pueblo, gracias al testimonio iconográfico e histórico-literario que, en el volumen Marianas, nobleza y coraje, realiza su autor compilador Norberto Escalona Rodríguez.1

Marianas, nobleza y coraje, va introduciendo poco a poco al lector a través de fotos diversas en el tiempo a la vida de aquellas trece mujeres –e incluso a su digna obra como revolucionarias--, las que desde muy jóvenes decidieron escalar la serranía para unirse en 1958 a la columna guerrillera del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Iniciativa que Fidel recibió felizmente pues en cada una de ellas se encontraba reflejada la impronta de la mujer cubana combatiente durante las Guerras del 68 y del 95, y en tantas otras epopeyas de la historia de Cuba.

“(…) Fidel siempre tuvo la idea de formar un pelotón de mujeres (…) Desde que fue a la Sierra, desde que llegó, yo creo que se podría decir que desde siempre, porque lo demostró en el Moncada donde participaron Melba y Yeyé2. Siempre tuvo esa idea y siempre se la compartieron a Fidel la mayoría de los compañeros. Una vez que nosotros hablamos de eso, la idea aquella de Fidel, ya había suficientes mujeres para que eso se hiciera, entonces yo le hablé a Fidel y después las mujeres también, de crear un pelotón, de combatir, de empezar a organizarlo”.3

El 3 de septiembre de 1958 quedó organizado el pelotón femenino Mariana Grajales Cuello, como elocuente tributo a la Madre de los Maceo, a aquella de sangre ibero-africana, a quien “le viene la sangre mambisa corriente que sintetiza la nación, que así se integra: porción blanca y porción negra para la unidad mestiza”, escribió el inolvidable poeta Jesús Orta Ruiz (El Indio Naborí), sobre aquella que dijo a sus hijos: “¡Arriba! ¡Echemos la suerte por Cuba con brazo fuerte!”.

Así, relatos, ya históricos, como son los casos de la inolvidable Vilma Espín y de Celia Sánchez, se alternan con los recuerdos de cada una de las Marianas. En el caso de Vilma, esta no deja de evocar “aquellos momentos de tanta significación sin recordar a nuestra inolvidable Celia. Fue ella la principal promotora de la creación del pelotón y, a la vez, su antecedente más directo porque fue la primera mujer que empuñó un arma en la Sierra, cuando con un M-1 batió junto a Fidel al enemigo en el combate de El Uvero”4.

Una de las Marianas, Orosia Soto, rememora, tras la huida del tirano Batista, el discurso de Fidel al pueblo de Santiago de Cuba el 2 de enero de 1959, donde el líder de la Revolución destacó: “(…) Porque está demostrado que no solo pelean los hombres, sino también las mujeres en Cuba, y la mejor prueba es el pelotón Mariana Grajales, que tanto se distinguió en numerosos combates. Y las mujeres son tan excelentes soldados como nuestros mejores soldados hombres”.

En la presentación de Marianas… su compilador Escalona Rodríguez resalta la entrada a La Habana el 8 de enero de 1959 de estas heroicas mujeres formando parte de la Caravana de la Libertad junto a Fidel; cómo cada una de ellas se va integrando a disímiles tareas que la Revolución les encomienda durante décadas, entre otros hechos. Mas existe uno que este escritor distingue de los demás, pues:

(...) resultó inolvidable para las legendarias combatientes la masiva jornada de trabajo voluntario que se efectuó el 23 de noviembre de 1959, precisamente en la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos. En la actividad participó toda la compañía femenina que acampaba en El Caney de Las Mercedes junto a la tropa rebelde. Me recalcaron que la trascendencia del momento se debe a que a su lado laboró el Guerrillero Heroico, Ernesto Che Guevara, quien con su ejemplo impulsó a partir de entonces esas jornadas en todo el país.


Lista de las Marianas

Isabel Luisa Rielo Rodríguez (1927-1989)
Delsa Esther Puebla Viltrés, Teté (1940)
Olga Esther Guevara Pérez (1932-1986)
Ángela Antolín Escalona, Angelina (1925)
Edemis Tamayo Nú;ez, La Gallega (1943)
Orosia Soto Sardina (1939)
Flor Celeste Pérez Chávez (1941-2013)
Eva Rodríguez Palma (1940-1993)
Lilia Rielo Rodríguez (1925)
Rita García Reyes (1922-2008)
Juana Bautista Pe;aPe;a (1943)
Ada Bello Acosta Pompa (1938)
Norma Rosa Ferrer Benítez (1944)
 

Notas

1 Norberto Escalona Rodríguez: Marianas, nobleza y coraje, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, 2018.
2 Se refiere a Melba Hernández y a Haydée Santamaría.
Celia Sánchez, entrevista realizada en la redacción del periódico Granma a varios combatientes sobre la campaña guerrillera en la Sierra Maestra, el 22 de agosto de 1967.
4 Vilma Espín. Discurso pronunciado el 4 de septiembre de 1983 con motivo del XXV Aniversario de la Constitución del Pelotón Mariana Grajales y del asesinato de Lidia Doce y Clodomira Acosta. Periódico Granma, 5 de septiembre de 1983.

Un joven llamado Fidel Alejandro
María Luisa García Moreno
La paloma de vuelo popular
Nicolás Guillén
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis