Apariencias |
  en  
Hoy es domingo, 15 de septiembre de 2019; 10:47 AM | Actualizado: 13 de septiembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 7204 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Hierro… aguja: Sigfredo y Marilyn en Aire de luz

Yohamna Depestre Corcho, 05 de abril de 2019

Aire de Luz,  espacio que tiene el propósito de hacer conocer qué están escribiendo los poetas surgidos en nuestro tiempo en Cuba, tuvo como invitados a dos poetas de la misma generación y que sus versos están avalados con los más altos premios literarios; fueron: Marilyn Bobes (La Habana, 1955), narradora, poeta y crítica, premiada por dos veces consecutivas con el Casa de las Américas; y Sigfredo Ariel (Santa Clara, 1962), musicólogo y dibujante, ganador del Premio Nicolás Guillen, UNEAC y David.

Dijo Basilia Papastamatíu, la anfitriona:

Quiero decir, primero, que he tenido el privilegio de verlo crecer, en el sentido real y en el poético, desde que era apenas un adolescente, y he seguido su trayectoria con gran placer porque no existe mayor satisfacción que ver realizarse las esperanzas que tenemos sobre alguien. Porque de libro en libro las fue confirmando crecientemente hasta que, en el más reciente libro suyo que leí, Todos los hierros, he encontrado excelentemente reunidas, como en perfecta fusión, las cualidades o tendencias que parecían siempre pugnar por predominar en sus textos (...). Sigfredo hace tiempo ya que ha alcanzado definitivamente su manera de expresar todo y con total libertad, sin contenciones ni temor a equivocarse, a que algo le salga mal o feo. Escribe resueltamente lo que siente y piensa, sin caer en pudorosas concesiones o eufemismos, ni preocupación alguna por gustar, por agradar.

Sigfredo Ariel escogió, para sus dos oportunidades de lectura, poemas de su libro anteriormente citado, entre otros como Tú no te gobiernas y un proyecto de libro, fueron: “Los negros que trajeron un día”, “Gruyas de Bután”, “La rumba en puerta cerrada”, “La Burke canta”, “A Dulce María Loynaz”, “Los muchachos”, “Doris la cantante” y “Adiós rubia nicotina”.

Asimismo apuntó presentadora:

Marilyn formó parte de un grupo de poetas al que pertenecieron, para solo nombrar algunos de los más notables, Ángel Escobar, Raúl Hernández Novas y Reina María Rodríguez, grupo que con inesperada fuerza irrumpió en el panorama literario de fines de los setenta y en los ochenta desafiando la tendencia entonces dominante (…). Estuvo, pues, Marilyn entre quienes recuperaron y renovaron para la poesía los temas de la subjetividad, de las experiencias íntimas, de los conflictos humanos, de los cuestionamientos sentimentales y éticos, de las dudas existenciales o filosóficas, y que no temieron retomar la experimentación con la palabra y con la imagen. Dentro de este saludable espíritu de apertura y de libertad, se ha caracterizado por expresarse predominantemente desde su ser como mujer, expresando con desarmante franqueza su experiencia como tal; aunque, vale aclarar, no buscando asumir un rol feminista predicativo, sino solo explorar la condición femenina y la relación hombre/mujer, como fino intento de develar sus diferencias, sus incomunicaciones e incomprensiones.

Después de 10 años de no escribir poesía –nos confesó Marilyn- vuelve a usar la palabra y lo hace desde un proyecto de libro titulado La aguja en un pajar, de allí escogió 14 poemas que dividió entre su primera y segunda intervención.

Entre el público, donde se hallaban figuras de nuestra sociedad literaria e intelectual, se encontraba Miguel Barnet, que dijo estar muy feliz de encontrarse con estos dos grandes poetas, pero también grandes amigos, que defienden, como la última trinchera, su generación.

Un joven llamado Fidel Alejandro
María Luisa García Moreno
La paloma de vuelo popular
Nicolás Guillén
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis