Apariencias |
  en  
Hoy es domingo, 24 de marzo de 2019; 1:58 AM | Actualizado: 22 de marzo de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 517 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Cuba canta y habla con voz de mujer

Antonio López Sánchez, 11 de marzo de 2019

En años recientes han aparecido varios libros con diversos enfoques sobre la participación femenina dentro del amplísimo océano de la música cubana. Muy a riesgo de olvidar alguna, podemos mencionar las obras de Alicia Elizundia sobre la figura de Teresita Fernández; las investigaciones de Mireya R. Fanjul sobre Celina González y de Julia Calzadilla sobre las Hermanas Lago; así como el gran trabajo de Alicia Valdés con su Diccionario de mujeres notables en la música cubana. Otras autoras con obras significativas en predios de la investigación musical son Adriana Orejuela (es de lujo su El son no se fue de Cuba), Clara Díaz y Margarita Mateo (imprescindibles para analizar la trova), Liliana Casanellas, Zoila Lapique, Marta Valdés (compositora trasmutada en buena cronista musical) y, recientemente, Rosa Marquetti con su estupendo libro Desmemoriados. En todos los casos, aunque algunas de estas pesquisas abarcan zonas mayores, hay siempre un acento puesto en el protagonismo femenino. 

Sin embargo, a pesar de esta lista y dado el enorme número y destaque de las cubanas en disímiles rubros musicales, todavía hay mucho que decir sobre la participación femenina en nuestra música. Al menos, ya empieza a hacerse visible un interés manifiesto en este sentido. Llama la atención, además, que son precisamente mujeres quienes en buena medida han encarado las investigaciones sobre sus homólogas artísticas.

Dentro de esta línea, la Editorial Oriente, en su Colección Mariposa Estudios, publica ahora un título en dos volúmenes de la periodista e investigadora Mayra A. Martínez. Se trata de Cuba en voz y canto de mujer, con un primer tomo de ensayos y otro de entrevistas. Ya Martínez presentó antes sus cartas credenciales con el libro de entrevistas, Cubanos en la música, un compendio que recorre diversas voces, opiniones y ritmos del ámbito sonoro criollo. Ahora regresa al ruedo en una vasta y útil investigación, donde la balanza se inclina hacia el subrayado de la presencia femenina cubana en la composición y la interpretación. 

El primer elogio que merece el texto es justamente el amplísimo perfil investigativo que cubre, en cuanto a épocas, figuras y géneros. Tiene que haber sido muy ardua la labor de recopilar toda la información que ofrecen estas páginas. Además, a veces apenas con algunos detalles imprescindibles y otras con certeros juicios e informaciones (muchas veces de primera mano desde las propias artistas), la autora sortea el duro escollo de no sólo mencionar un nombre y ya. Salvo en casos donde poco o nada se conserva, Martínez se esfuerza por ubicar a cada artista en su contexto y destacar en lo posible su quehacer.

Es preciso aplaudir también que la investigación no se detuvo en las costas cubanas. Emigrar, cuando se vive en una isla, no siempre es sólo consecuencia del desacuerdo con un determinado proceso sociopolítico. Muchas de las mujeres mencionadas en la obra, antes y después de 1959, se establecieron en otras tierras en algún momento y por diversas causas. Pero en muchos casos se mantuvo en silencio, durante décadas, tanto el mero saber acerca de sus existencias como el seguimiento de sus labores y logros. Al fin y al cabo, ya que muchas de esas emigradas o se formaron aquí o cargaron consigo sus influencias sonoras y mantuvieron sus estilos, enraizados en Cuba, esos frutos también le pertenecen al árbol sólido y plural de la nuestra música cubana. Y, por igual, lo engrandecen.

Por su parte, el tomo de las entrevistas hace regresar o reafirma un grupo de damas de renombre en su paso por la música criolla. Más allá de posibles críticas hacia la ausencia o presencia de alguna de las artistas, dados los géneros que representan (más “ligeros” o más “serios”, según algún posible extremista exégeta), ninguna de las entrevistadas es prescindible. De alguna manera, todas han dejado una sólida impronta en el panorama sonoro nacional y hasta extranjero. En honor a la verdad, hubiera hecho falta otro volumen para incluir a todas las que han aportado en tales predios, antes y ahora. Se suma como valor agregado de esta sección, la necesaria actualización sobre muchos de los caminos de estas artistas, en especial las que trabajaron fuera de Cuba, y hasta el rescate de algunos nombres. Acalladas por la muerte o la ida, por silencios impuestos o por esa desidia actual que privilegia tantas naderías sonoras en la difusión y la discografía y desconoce obras de valía, algunas de estas creadoras ya han sido peligrosamente cercadas por el voraz olvido o la ignorancia, a contrapelo de la calidad de sus legados. 

Queda entonces recomendar la lectura de este libro y felicitar tanto a su autora como a la Editorial Oriente por hacer posible tales páginas. Por supuesto, no todo está dicho ni mucho menos, pues la presencia femenina en la música nacional todavía amerita nuevas investigaciones. Sin embargo no sobra, menos ahora, seguir batallando por la preservación y defensa escrita de la verdadera música cubana, así como de sus protagonistas, herencias y memorias. Más válida, además, si los acordes y párrafos de tal cruzada se escriben, se dicen y se cantan desde la ternura, y la inderrotable firmeza, de una voz de mujer.

Jesús Dueñas Becerra, 2019-03-18
Jesús Dueñas Becerra  , 2019-03-14
Jesús Dueñas Becerra, 2019-03-10
Antonio López Sánchez, 2019-03-08
Antonio López Sánchez, 2019-02-01
Antonio López Sánchez, 2019-01-25