Apariencias |
  en  
Hoy es jueves, 22 de agosto de 2019; 9:04 PM | Actualizado: 22 de agosto de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 7162 | ver otros artículos en esta sección »
Página

El arte de sentir y escribir la historia

Elena Milagros Godinez Dalmau, 11 de marzo de 2019

La obra del historiador José Abreu Cardet, natural de Holguín, ha sido premiada esta vez con un reconocimiento a los años de estudio, de investigación y de esfuerzo por hacer que la Historia de Cuba no pierda su esencia y no quede en el olvido. El Premio Nacional de Historia 2018 le fue entregado al investigador, a propósito de la 28 Feria Internacional del Libro.

El ser holguinero constituye, para el Máster en Ciencias Históricas José Abreu Cardet, un gran orgullo, y precisamente este origen ha influido en su obra como parte de las tradiciones del oriente cubano.

En toda su literatura, orientada al estudio de la historia de nuestro país durante el siglo XIX, el lector encuentra una perfecta descripción de los acontecimientos narrados, y a los personajes en su sentido más humano.

Sobre la ficción en los libros que escribe, el historiador destacó: “La gente: ama, odia, envidia en la vida real; no es asunto de telenovela o de cuentos. He tratado de reflejar esa vida real en mis relatos de historia. En ocasiones hay más “ficción” en la realidad que en la llamada ficción”. 

¿Cómo desde sus libros e investigaciones logra el rescate de los mártires olvidados en la historia?

Hay una tradición de reflejar en los relatos históricos a los grandes personajes; aunque al mismo tiempo existe una tendencia, más del siglo XX, de reflejar a la gente común e incluso minimizar a esos grandes personajes o darles otras dimensiones más creíbles. Como dijo un poeta: “No solo Felipe II lloró por la pérdida de la Armada Invencible”.

Un escritor no puede explicar la Armada Invencible sin tratar de entender  a Felipe II; pero tampoco sin analizar a los marineros, los grumetes o los oficiales que tomaron parte en ella. En toda mi obra literaria he tratado de encontrar esa relación entre los grandes héroes y la gente común.

Para su formación como historiador e investigador, José Abreu no puede hablar que un solo libro le ha marcado en el estudio de la Historia de Cuba.

El libro, La Guerra de los Diez Años, de Ramiro Guerra, lo leí con gran devoción y complementó mi conocimiento sobre esa etapa de la Historia de Cuba, al igual que textos de autores como José Martí, Marc Bloch, Edward Carr, entre otros.

¿Qué importancia le concede a la investigación en una obra literaria de corte histórico?

La literatura sea o no de corte histórico es muy importante para el estudioso de la historia. El artista, el poeta, el novelista es capaz de atrapar y entender una realidad, que para quienes no tienen ese don o esa formación le resulta más difícil. Por ejemplo, uno de los mejores análisis o valoraciones sobre el asalto a los poblados por los mambises lo hizo la poetisa Mercedes Matamoros en uno de sus poemas titulado En las ruinas.

Por otra parte, una pintura de Goya sobre los fusilamientos de  los madrileños que se sublevaron el 2 de mayo, me hizo comprender el integrismo español de la Guerra de los 10 años.

En varios de sus libros ha reflejado la Historia de Cuba desde los protagonistas llevados a sus propios contextos.

¿Resulta difícil para un escritor contar una historia que no vivió personalmente? 

Desde pequeño escuché en mi familia largos relatos sobre acontecimientos históricos. Por parte de mi abuelo materno  eran todos independentistas convencidos. Había una larga aritmética de mambises de apellido Cardet. Mientras por parte de mi abuela eran integristas, descendientes de canarios para los que los mambises eran unos bandidos que le saqueaban sus fincas.

Antes de entrar a un archivo a tocar un documento o leer un libro llegaron a mí quienes serían mis compañeros de viaje en el universo de la historia.
Una de las cosas que más me impresionaron fueron los relatos de mis tíos, de mi abuela y los empleados de la finca de la familia sobre la Guerra de 1868. Existía un respeto casi religioso por aquellos acontecimientos, incluso al pronunciar  “Guerra Grande”, representaba una frase demasiado importante como para entenderla en todas sus dimensiones.

Mi familia comentaba del hambre en los días de manigua insurrecta y hartazones luego del asalto a un convoy. Esos fueron los mambises que conocí, eran tan reales los relatos que siempre me acompañaron, incluso, pese a que hicieron todo lo posible los historiadores para que los mirara con otros ojos; exaltando glorias, y los escultores llevando a mármol sus cuerpos y robándolos de la realidad.

¿Cómo ha sido investigar en la literatura histórica del siglo XX y del XXI  en Cuba desde la visión de la familia, los niños, las mujeres, los esclavos…?

Existen varios estudios y algunos de ellos muy buenos sobre esos temas en la historiografía cubana. No quiero aparecer como el primero o el único que los ha tratado. Me han interesado, más que los combates, aquellas mujeres mambisas que aportaron a la resistencia, creando hogar y lecho para los mambises del 68, sin embargo, no siempre son comprendidas en el contexto que vivimos.

Tratar de encontrarlas perdidas en el tiempo, con muy escaza referencia en la documentación de la época, también a los niños llevados por sus familias a la guerra y que formaron parte de aquella gran resistencia. No he descrito los combates; sino la fuga maravillosa de aquella gente sin parque y de pocas armas dispersos por los bosques huyendo, no soñando con glorias y victorias; sino con encontrar en algún sitio de labranza abandonado donde sembrar un boniato, una yuca para saciar el hambre y seguir en aquella marcha en el tiempo hacia la muerte y el olvido; pues no hay estatuas ni monumentos para estos héroes.

José Abreu Cardet se desempeña actualmente como museólogo e investigador de la Oficina de monumentos y sitios históricos de Holguín y además es miembro de organizaciones cubanas como la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, la Unión de Historiadores de Cuba y la Asociación de Historiadores de América Latina y el Caribe.

Su amplia obra abarca publicaciones como Fidel y la guerra en Tunas y Holguín (1958), publicado en el 2018, así como también títulos entre los que se encuentran: Apuntes sobre el integrismo (Cuba 1868-1878), Guerra sin rostro y El desbordamiento: anotaciones sobre la guerra grande (Cuba 1868-1878). Este último fue presentado por la Editorial Unión en la 28 Feria Internacional del Libro de La Habana.

Foto tomada de La Jiribilla

Un joven llamado Fidel Alejandro
María Luisa García Moreno
La paloma de vuelo popular
Nicolás Guillén
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis