Apariencias |
  en  
Hoy es domingo, 15 de septiembre de 2019; 10:43 AM | Actualizado: 13 de septiembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 7204 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Eduardo Heras León: un artista de todos los tiempos

Elena Milagros Godinez Dalmau, 15 de febrero de 2019

Pinturas, artesanía y un estante lleno de libros adornan su humilde hogar. En primer plano, el cuadro que lo acredita como Premio Nacional de Literatura, y en el recuerdo presente la satisfacción de haber recibido el premio de la vida, una obra cercana a los jóvenes escritores y al público cubano y foráneo.

Eduardo Rafael Heras León se califica como amante de la literatura, de la danza, el ajedrez y de la lucha por la Patria en un terreno donde los valientes son los únicos que se atreven.

Cuando le pregunté si consideraba que para ser un escritor hay que pasar algún curso mencionó un viejo dicho que refiere que el escritor nace o se hace. “Tener talento es lo más importante, se puede ser un autodidacta y sin embargo tener grandes resultados”.

Del gran escritor Onelio Jorge Cardoso afirmó que era un hombre que no tenía una formación universitaria, pero recibió el título del cuentero mayor. Un hombre de enorme talento y sencillamente aprendió leyendo y cultivándose.

Enseñar las técnicas a los jóvenes en el Centro Onelio Jorge Cardoso constituye para Heras una de las obras más hermosas a raíz del magisterio, sin embargo, destaca con la precisión y fuerza de sus palabras que el éxito de un escritor depende mucho de su esfuerzo y dedicación.

Heras León, a quienes todos llaman El Chino y no es casual, porque tiene descendencia asiática, considera que la narrativa es un “acto de fe”, y al describir esta frase enfatiza que con las técnicas narrativas se traza una parábola que va desde el narrador primitivo, -donde el acto de creer en lo que se escribe era imprescindible- hasta el narrador de estos tiempos, que viene a coincidir con un acto de libertad ya que posee todos los recursos y técnicas, y depende de él mismo utilizar el talento y la creatividad.

¿Resulta difícil contar experiencias personales en la literatura?

"No. Siempre me he considerado un escritor que escribe lo que vive, es mi manera natural de narrar. Participé en la batalla de Playa Girón y escribí  mi primer libro, La guerra tuvo seis nombres. Toda la vida he dicho que tengo poca imaginación y que lo que escribo forma parte de mis experiencias personales, ese es mi caballo de batalla".

Pedagogo, periodista y escritor; tres profesiones difíciles que conllevan mucha preparación. Al respecto el chino afirmó: “Mi vocación primaria es la de ser maestro, enseñar por encima de todo, incluso de ser escritor. Cuando estoy en el Centro Onelio me siento como en casa. Mi esencia es el magisterio y no lo voy a abandonar nunca”.

Para Heras, el Centro Onelio Jorge Cardoso además de ser como su segunda casa es un proyecto soñado. Destaca que una vez le preguntó a Alejo Carpentier qué creía sobre los talleres literarios y él le respondió que cuando había escrito La música en Cuba se pasó casi seis meses buscando un dato, sin embargo, si hubiera aprendido en un taller le habría resultado más fácil.

El Centro Onelio Jorge Cardoso fue ese taller que años más tarde ha llegado a formar “a más de 1000 alumnos en sus aulas”, dijo el escritor y mencionó la ayuda recibida desde su fundación por personalidades de la cultura como Abel Prieto Jiménez. “Es para mí una gran satisfacción cuando alguno de mis alumnos publica un libro y eso tiene un valor, tanto o mayor que una publicación de un libro de mi autoría”.

Sobre su relación paradójica con la danza y la artillería, Heras León refleja sus más sensibles recuerdos.

¿Qué representa el ballet para Heras León?

"El ballet es un arte muy especial para mí, es el arte más completo; contiene danza, música, escenografía… Asistí a la famosa función en el año 1956 donde apareció vivo por última vez Fructuoso Rodríguez. En ese entonces la FEU le quiso dar apoyo a Alicia Alonso. Esa función me cambió por completo. En ese acto Alicia Alonso bailó La muerte del siglo. Luego de este momento no me perdí una función. He conocido a grandes figuras de este arte y muchos bailarines de talla mundial.

Fernando Alonso siempre me ofrecía un asiento en el palco y me preguntaba que de dónde yo había aprendido ballet y yo le decía: bueno muy empíricamente. A partir de ahí toda mi vida he leído sobre ballet, crítica de ballet. Es por ello que para mí el ballet es un arte extraordinario.

Por otra parte el ser artillero constituye un honor para mí porque la Patria lo necesitó, me resalté como primer expediente durante mucho tiempo y tuve que dar clases también a grupos para su preparación. Con una sonrisa afirma que esta dedicación a la artillería no le impedía asistir a las funciones de ballet. “Si yo me hubiera dedicado a bailar ballet hubiera sido un desastre, por eso es que escribo sobre él".

La literatura ha marcado su vida y de las primeras publicaciones plantea que su libro más importante fue Los pasos en la hierba porque lanza a la juventud el mensaje de la Revolución y todo lo que ha costado lograrla para que con sus propias armas la puedan defender.

Cuando se enteró de la crítica realizada a su libro Los pasos en la hierba se encontraba en la revista Alma Máter de la cual afirma que constituyó el cuartel general de un grupo  de jovenes estudiantes de Periodismo.

“Alma Mater nos abrió las puertas y llegamos a transformarla en una publicación que escritores como Eduardo Galeano alababan y decían que habíamos cambiado el periodismo universitario. Allí debatíamos de todos los temas y ese lugar se quedó en nosotros como un centro de formación, una escuela de periodismo verdadero y atrevido y no esquemático”, añadió.

Dedicar la 28 Feria Internacional del Libro de La Habana a Eduardo Heras León es un homenaje a su trayectoria literaria y a su ejemplo de maestro de juventudes con una virtud indescriptible, la palabra verdadera entres sus manos. Durante sus alocuciones no deja de mencionar las siguientes palabras que para él tienen un significado inigualable en su vida como artista de las letras y como hombre de su tiempo.

Fidel…

“El padre de este país, pude tener contacto con él a raíz de la campaña por el regreso de Elián y tuve la oportunidad de ayudarlo y tenerlo cerca, preguntarle cosas, conversar. No tengo palabras para calificarlo, era un gigante”.

Literatura…

“Por un lado es parte de mi vida, por otro lado es un arte. Ha sido mi alimento espiritual, un enorme complemento en mi vida, me ha ayudado a formarme como ser humano y me ha ayudado a hacer realidad una frase de José Martí que me gusta mucho tratar: haberme hecho un hombre de mi tiempo que significa ser un hombre de todos los tiempos”.

Periodismo…

"Una de las carreras que estudié. El periodismo te pone en contacto directo con la realidad, debe ser el alimento diario. Para mí la literatura es lo mismo que el periodismo; la diferencia está en que el periodismo es lo inmediato y la literatura no necesariamente debe tener esta característica. Un periodista como Eduardo Galeano es un enorme escritor o un gran escritor como Onelio Jorge Cardoso puede ser considerado como un periodista con un alto nivel literario. Son una verdadera escuela de literatura".

La Habana….

“En La Habana nací, siempre me he sentido habanero, aunque gran parte de mi familia es de Guanajay y allí me consideran un hijo. Mi padre fue un intelectual, dirigió una revista  literaria en Guanajay, pero yo nací en La Habana. La camino con nostalgia cuando paso por los lugares por donde me crié; no puedo evitar ese sentimiento. Afortunadamente tenemos a Eusebio Leal que no deja que la historia de La Habana ser olvidada. Para mí La Habana es maravillosa. Galeano decía que La Habana tiene algo que te obliga a volver, tiene magia esta ciudad. Mi Habana es sagrada”.

Cuba…

"Yo soy cubano mil por mil; no podría vivir fuera de este país, he estado fuera por trabajo, pero tengo que regresar. Debo utilizar las palabras comunes Cuba es mi Patria, el suelo generoso que pisamos. En Cuba nací y aquí me muero…"

Un joven llamado Fidel Alejandro
María Luisa García Moreno
La paloma de vuelo popular
Nicolás Guillén
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis