Apariencias |
  en  
Hoy es domingo, 21 de abril de 2019; 6:59 AM | Actualizado: 18 de abril de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 1785 | ver otros artículos en esta sección »
Página

60 años atrás: Tennessee Williams en La Habana

Leonardo Depestre Catony, 06 de febrero de 2019

El dramaturgo norteamericano Tennessee Williams sostuvo en La Habana un encuentro con el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro, aunque sin precisar la fecha, presumiblemente en la primavera de 1959. Él lo cuenta en sus Memorias:

“…Hemingway me dio una carta de presentación para Castro. [El periodista y crítico británico] Kenneth Tynan y yo nos dirigimos al palacio. Castro estaba celebrando en aquel momento un Consejo de Ministros. Sus reuniones ministeriales no eran cortas. Nos sentamos en los escalones de la sala de juntas y esperamos. Al cabo de unas tres horas la puerta se abrió impetuosamente y nos hicieron pasar. Castro nos acogió muy efusivo.

“Cuando Kenneth Tynan me presentó, el Comandante exclamó: ¡Ah, el de la gata…!. Se refería a La gata sobre el tejado de zinc caliente, lo cual me sorprendió y encantó, claro está. Nunca se me hubiera ocurrido que pudiera conocer una obra mía. Seguidamente nos presentó a todos los ministros de su gabinete. Hubo café y licores y la reunión resultó un estupendo acontecimiento, bien digno de las tres horas de espera”.

También en sus Memorias se  lee:

“Antes de que Castro tomara el poder en Cuba, Marion [Vaccaro] y yo solíamos pasar en La Habana unos fines de semana que eran el disloque. A ella la alegre vida nocturna de La Habana le gustaba tanto como a mí, y acudíamos a los mismos lugares para disfrutarla”.

En cuanto a su compatriota Ernest Hemingway, Williams tampoco lo conocía personalmente, por lo que previamente tuvo lugar el encuentro en el restaurante Floridita. Según las palabras de Williams, “esperaba encontrarme con una especie de supermacho apabullador y mal hablado, y fue todo lo contrario. Hemingway me pareció un caballero y un hombre dotado de lo que yo llamaría una timidez enternecedora”.

Los viajes a Cuba le resultaban muy fáciles a mister Williams, el escritor tenía su residencia fija en la calle Duncan, de Key West, la misma ciudad tan asociada a la vida de Hemingway.

Se afirma que desde enero de 1959 Williams se hallaba en La Habana y se alojó en el Hotel Nacional. Además de coincidir con Hemingway en la Isla, lo hizo con Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, a quienes saludó en el citado hotel.

Aun antes de 1959, Tennessee Williams resultaba uno de los dramaturgos más conocidos en Cuba, junto a Federico García Lorca.  Su producción es rica en piezas célebres: El zoo de cristal, 1945, Premio de la Crítica Teatral de Nueva York; Un tranvía llamado Deseo, Premio Pulitzer de 1948; La rosa tatuada, 1952, Premio Tony; La gata sobre el tejado de zinc caliente, 1955, Pulitzer nuevamente; El dulce pájaro de la juventud, 1959; La noche de la iguana, 1961, otra vez Premio de la Crítica Teatral de Nueva York… También escribió novelas (La primavera romana de la señora Stone, 1950; Moisa y el mundo de la razón, 1975…), cuentos cortos y dos libros de poesía.

Nombrado realmente Thomas Lanier Williams, y nacido en Misisipí en 1911, Tennessee le vino por su fuerte acento sureño y el origen de su familia. Murió en Nueva York el 25 de febrero de 1983. Se trató de uno de los autores más controversiales de su tiempo, hoy día, sin embargo, es cada vez mayor el reconocimiento universal de que goza su obra.