Apariencias |
  en  
Hoy es jueves, 22 de agosto de 2019; 9:03 PM | Actualizado: 22 de agosto de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 209 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Centenario de la poeta, traductora y editora Jeannie Ebner

Olga Sánchez Guevara, 21 de diciembre de 2018

Jeannie Ebner nació hace cien años, el 17 de noviembre de 1918, en Sidney, Australia. Aún era una niña pequeña cuando sus padres regresaron a su país natal, Austria, y se establecieron en la ciudad de Wiener Neustadt. Por dificultades financieras de la familia, en 1933 Jeannie se vio obligada a abandonar la escuela y comenzó un aprendizaje como agente transportista de mercancías, oficio en que laboró durante algún tiempo. Más adelante cursó estudios de escultura y pintura en la Academia de Artes Plásticas, en Viena, donde pasó a residir en 1946.

Aunque escribía desde su juventud, fue en 1952 cuando publicó su primer libro, Gesang an das Heute. Gedichte, Gesichte, Geschichten (Canto al hoy. Poemas, visiones, historias). A partir de ese momento se dedicó a su carrera literaria y a la traducción. Escribió poemas, novelas y cuentos, y tradujo, entre otros, a Richard Bach, Edna O’Brien y Doris Lessing.

Por varios años fue coeditora, y luego editora, de la prestigiosa revista Literatur und Kritik (Literatura y crítica), y en esa actividad brindó apoyo a escritores como Ingeborg Bachmann, Gerhard Fritsch, Thomas Bernhard y Christine Lavant. Ebner fue miembro de varias asociaciones relacionadas con la literatura, como el PEN Club, la Asociación de Escritores Austríacos, el Círculo Literario Podium y la Asociación de Traductores de Austria. Recibió numerosos premios y distinciones: entre otros, el Premio de Literatura de la Ciudad de Viena en 1971, el Premio Homenaje de Literatura del Estado de Baja Austria en 1972, y el Premio de Cultura de la Ciudad de Wiener Neustadt en 1984. Falleció en Viena a los 85 años, en 2004, y fue enterrada en Wiener Neustadt.

Como conclusión del Festival de Literatura 2018 en el castillo de Bad Fischau, en las cercanías de Wiener Neustadt, la escritora Annemarie E. Moser organizó, junto a Susanne Dobesch y Monika Bargmann, un homenaje por el centenario de Jeannie Ebner. La fecha se conmemoró también en el Ayuntamiento de Viena, donde la escritora Petra Ganglbauer pronunció un discurso solemne dedicado a Ebner.

De su obra lírica ha dicho el crítico Paul Wimmer:

La poesía de Jeannie Ebner abarca himnos, meditaciones, versos sobre estados de ánimo, la naturaleza y el amor (…) Para ella todo podía ser motivo de un poema: una mirada a través de la ventana de su pequeña casa en la Schlossgasse vienesa, una pintura, un árbol, una escombrera; pero también una figura enigmática como Turandot, o una flor.1

Del sitio Podiumliteratur he traducido dos poemas a modo de muestra:

Barcos de ensueño

¿Dónde quedaron los ligeros
barcos con velamen azul,
que en noches desplegadas
ante la clara luna
pasaban frente a mi ventana?

He vivido en cada casa,
escribí mi nombre en cada umbral,
en la casa del pecador, a la puerta del justo.

Mas, ¿dónde están los negriblancos pájaros?

Preservadas de la tormenta y el fiero sol,
las islas en que anidan sueños.
¿Dónde los barcos con velamen azul?
Vuelta hacia arriba la carcomida quilla,
los lleva el tiempo a costas solitarias.

¿Y dónde construirme una cabaña?
He vivido detrás de cada cerca,
mi nombre he escrito en la arena que huye.
Nada me ha quedado.
Pero ¿dónde están
los azules, callados, misteriosos
barcos de ensueño, que con el viento esquivo
llegaban de las quietas bahías de la infancia?

Traumboote

Wo sind die leisen
Boote mit blauem Segel geblieben,
die in aufgefalteten Nächten
vorm hellen Mond
an meinem Fenster vorübertrieben?

Ich habe in jedem Haus gewohnt,
meinen Namen auf jede Schwelle geschrieben,
im Haus des Sünders, ans Tor des Gerechten.

Wo aber sind die schwarzweißen Vögel?

Von Sturm und wütender Sonne versehrt
die Inseln, auf denen Träume nisten.
Wo sind die Boote mit blauem Segel?
Den morschen Kiel nach oben gekehrt
treibt sie die Zeit an verlassene Küsten.

Und wo soll ich mir eine Hütte baun?
Ich habe gewohnt hinter jedem Zaun,
meinen Namen schrieb ich in den Sand, der verrinnt.
Nichts ist mir geblieben.
Wo aber sind
die blauen, lautlosen, wundersamen
Traumboote, die mit dem scheuen Wind
aus stillen Buchten der Kindheit kamen?


Indetenible

La vida acontece y acontece.
Pasa a través de mí
como si yo no estuviera.
¿Tan siquiera me ve?
No, seguramente no.
Pero yo sí sé de mí,
me aferro a mi quehacer,
mi desear, mi andar y mi reposo,
mi negro-sobre-blanco: mi poema,
una brizna de paja que la corriente lleva.

¿Acontezco? No, acontece sin más,
y que yo viva es tal vez solo un
rumor.

Unaufhaltsam

Leben geschieht und geschieht.
Durch mich geht es hindurch,
als sei ich nicht da.
Ob es mich überhaupt sieht?
Nein, sicher nicht.
Ich aber weiß mich ja,
ich klammere mich an mein Tun,
mein Wollen, mein Gehn und mein Ruhn,
mein Schwarz-auf-Weiß: mein Gedicht,
einen Strohhalm, den der Strom weiterzieht.

Ich geschehe? Nein, es geschieht,
und daß ich lebe ist vielleicht nur ein
Gerücht.

 

Nota

1 Der literarische Zaunkönig, no. 2/2004.

Foto tomada de Gedächtnis des Landes

Un joven llamado Fidel Alejandro
María Luisa García Moreno
La paloma de vuelo popular
Nicolás Guillén
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis