Apariencias |
  en  
Hoy es jueves, 21 de septiembre de 2017; 2:41 AM | Actualizado: 20 de septiembre de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 6078 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Año cero, el comienzo de otra Habana

Elaine Caballero, 04 de septiembre de 2017

A lo largo de la historia existe una constante que impulsa, corrige y origina nuevas realidades. Es un fenómeno inherente a la evolución y sin él, este sistema de cosas sería estático, atónito, carente de energías y esencias, que son, en definitiva, las que mueven el mundo.

¿Cómo concebir el cambio, ya sea positivo o negativo, sino como un mecanismo para el progreso, donde la vida misma florece? Aún más interesante es analizar tal asunto en la sociedad cubana. Para ello la escritora Karla Suárez en su novela Habana, Año Cero, presentada por Eduardo del Llano, bajo el sello de Ediciones Unión, como parte de las actividades por el cierre del verano, a manera de trabajo detectivesco ofrece una panorámica de la atmósfera en Cuba en 1993, ya comenzado el período especial.

Un misterio constituye el hilo rector del libro, donde sus personajes se obsesionan por encontrar el documento original sobre la invención del teléfono. “Lo que pensaste no era, sigue leyendo”, expresó la autora durante la presentación del volumen, quien tiene prevista una novela sobre la presencia de los cubanos en la guerra de Angola.

La protagonista, una mujer de ciencias, trata de explicarse la situación del país desde su profesión, coincidencia intencional de Suárez para aportar una pizca de sus conocimientos como ingeniera, además de proporcionarle una visión pragmática y calculadora a los desafíos de esta etapa. Un cambio de valores sufre entonces la fémina, se vuelve cada vez más cínica, con tal de lograr su propósito: descubrir la prueba fehaciente del verdadero creador del teléfono.

La incógnita sobre el hallazgo atrapa al lector en la medida en que los personajes cambian su naturaleza; ya no son aquellas personas sinceras y comunicativas, capaces de ayudarse entre sí, por el contrario, la lucha por llevarse el crédito los pone en situaciones límites.

¿La verdadera esencia humana sale a relucir en escenarios de este tipo? ¿Cuánto de malicia puede albergar un individuo con tal de salirse con la suya? Habana, Año Cero posee las respuestas.

¿El por qué de su título? Es simple. Constituye el fin de una etapa y el inicio de otra en 1990, marcada por coyunturas que hicieron al cubano reinventarse día a día.

El texto fue el ejemplar de mayor venta de Ediciones Unión en la Feria de Arte en La Rampa, eso dice mucho de su contenido y la necesidad de leer obras de esta índole.

Una cita con la historia y la contingencia de un buen suspenso es la propuesta del volumen, a fin de cuentas… ¿a quién no le apasiona lo incierto, la aventura de descubrir una verdad que cambie la vida?

 

Editado por Heidy Bolaños