Apariencias |
  en  
Hoy es jueves, 21 de septiembre de 2017; 2:54 AM | Actualizado: 20 de septiembre de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 302 | ver otros artículos en esta sección »
Página

A través de La puerta del mar cuántico

Alina Iglesias Regueyra, 03 de marzo de 2017

La Colección Ámbar de la Biblioteca Juvenil de Gente Nueva, al cuidado de la joven editora Gretel Ávila Echevarría, posee verdaderos tesoros de la preferencia del más exigente fanático de la ciencia ficción. Uno de los escritores más gustados es el ya veterano Roberto Estrada Bourgeois (La Habana, 1950), quien destaca por sus relatos verosímiles, pletóricos de vívidas descripciones, giros idiomáticos y originales neologismos que nos ubican eficazmente en un ambiente cotidiano futurista o de naturaleza extraterrestre. Con edición de Néstor Cabrera y corrección de estilo de Ivelice Echezabal Martínez, se publicó en el año 2008 su título La puerta del mar cuántico, exigente novela que sumerge al lector en un mundo por momentos ya no tan futuro, plasmado por el escritor en otras obras de su autoría, donde la humanidad ha dividido el mundo en bloques socioeconómicos (“espacios geopolíticos”) que pugnan entre ellos mediante terribles guerras de exterminio, y se han expandido a todo el sistema solar, conquistando incluso las lunas. El ser humano común, a veces convertido en cyborg, clon o imitado en androides artificiales, sobrevive a la explotación de una minoría (“los Longevos”) y de numerosas mafias muy definidas que detentan todo el poder y, por ende, los destinos (¿desatinos?) de la civilización originaria de La Tierra, afectada por el smog, la lluvia ácida y la superpoblación.

Asombra la premonición cada vez más patente de la escritura de este autor, por lo cual su creación podría ser entendida como literatura de anticipación, tal cual fue la salida de la pluma de Julio Verne en el siglo XIX o Isaac Asimov en el siglo XX, entre otros cultores. En este caso específico, la protagonista Oona Valdez encarna, además, problemas de género, como el pago menor a las mujeres por la misma cantidad de trabajo realizado que un hombre, los despidos caprichosos, los empleos riesgosos con base en chantajes y modificaciones agresivas del propio cuerpo, y otros acápites que, lejos de desaparecer en la sociedad contemporánea, han ido en aumento y se prevé que sigan así en caso de encaminarnos a un porvenir tan injusto como el presente que se sufre en muchos países y que la raza humana no ha sabido superar.

El diseño del sistema de personajes y su desarrollo cimentado en inteligentes y fluidos diálogos son fortalezas de la narración, amenizada con curiosos carteles de propaganda comercial que publicitan proyectos de reprogramación sináptica para personas con problemas de retraso mental, aderezada con imágenes de un mecanismo de relojería insertado en un cerebro; empresas de manipulación genética que proponen los mejores tanques de clonación (“clonotanques”) del sistema solar, acompañado por un close up del contacto divino-humano recreado por Miguel Ángel Buonarroti en la Capilla Sixtina; ofertas de trabajo riesgoso (“aventuras”) por dinero, entre otros. El diseño de la publicación corre a cargo de Nydia Fernández Pérez. La cubierta y las ilustraciones interiores realizadas por Abenamar Bautasintetizany recrean el argumento de la obra, con diseño de cubierta y composición de Ileana Fernández Alfonso.

La selección de una mujer como protagonista de una emocionante historia no es tópico nuevo para Estrada Burgeois, quien posee una clara tendencia a posicionar a las féminas en lugares principales de sus relatos y a caracterizarlas profundamente en su psicología y rasgos exteriores.

El lenguaje es manejado con soltura y dinamismo, el autor emplea con frecuencia palabras compuestas, creadas por su imaginación, o sintetizadas en sus primeras sílabas: “cig” por cigarro, “cafex” por café artificial, “SimLab” por laboratorio de simulación, relativa esta última a la realidad virtual dentro de la cual se entrenan los super agentes que atravesarán la misteriosa puerta. Como el excelente comunicador que es, sitúa estos neologismos propios en contexto, o los precede con las palabras originales para ubicar a los lectores en su propia perspectiva.

Las acciones son narradas de manera contundente, sin vacilaciones o adornos superfluos, con los vocablos exactos, sin mucha adjetivación. Esto provoca la impresión de vívidas imágenes transcurriendo ante nuestros ojos, rápidas a veces como flashazos, otras con la lentitud que acelera el pulso al saber el conflicto pendiente de resolución.

Maestro en crear expectativas apabullantes, en construir los giros más inesperados durante la acción con inventiva fácil y lógica a la vez, el final de la obra se nos revela insospechado y asombroso, aún si partimos de que el inicio nunca fue para nada ingenuo.

A los adolescentes, jóvenes y adultos amantes del género, les propongo atravesar con sigilo La puerta del mar cuántico, quizás una advertencia de Roberto Estrada Bourgeois a los humanos de hoy sobre la monstruosidad de un mañana que puede evitarse, pero cuyos protagonistas podrían estar ya entre nosotros.

 

Editado por Yaremis Pérez Dueñas