Apariencias |
  en  
Hoy es domingo, 15 de septiembre de 2019; 8:55 AM | Actualizado: 13 de septiembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 7204 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Fidel y Paraninfo

Ernesto Cuní, 15 de agosto de 2016

Decidido, con la adarga de la razón y la justicia, hidalgo en todo su ser pero a la vez enérgico, se le vio entrar al pequeño recinto que el odio pretendía volar en pedazos; pero la grandeza y la más transparente de las causas hizo eco en aquel sitio y destruyó la tentativa: Fidel Castro Ruz denunciaba públicamente un conjura contra su vida, llevado a cabo por enemigos históricos de la Revolución cubana en el Paraninfo de la Universidad de Panamá, durante la X Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno, celebrada en el año 2000.

Sobre este tema y la investigación periodística llevada a cabo para demostrar la sucia componenda que pretendían ejecutar detractores de Cuba, trata el libro Paraninfo. Un magnicidio frustrado (Editorial Capitán San Luis, 2016), autoría de la periodista Ivón Deulofeu, presentado en la sala Villena de la UNEAC como parte del programa de homenaje por el cumpleaños 90 de Fidel, desarrollado por el Instituto Cubano del Libro.

El libro sale a la luz en su cuarta edición –se publicó por primera vez en el 2005- bajo la Colección Fidel entre nosotros, dedicada a la celebración de su onomástico. Fue presentado por Carlos Zamora Rodríguez, ex embajador de Cuba en Panamá, quien se refirió a la labor de denuncia que Cuba venía realizando previamente antes de los sucesos del Paraninfo y en la que la voz del líder cubano fue capital sobre lo que hoy es un flagelo de la humanidad: el terrorismo.

En medio de esas circunstancias, Fidel arriba a suelo panameño, según Zamora. El pueblo de ese país lo recibió con beneplácito, “se volcó a recibirlo, fueron los sindicatos, los indígenas, los estudiantes, en general, el pueblo;  muchos se preguntaron cómo era posible esto. Haga una revolución y verá”, dijo.

Su presencia generó gran expectativa, todos los medios estaban en función de las palabras del Comandante en Jefe a pesar de que, apuntó Zamora, “un grupo de jefes de estados mediocres presididos por el gobernante español Aznar, sacaron una declaración infame que legalizaba un tipo de terrorismo autorizado a invadir países con el pretexto de luchar en contra de este. Hay que decir que la posición que Cuba llevó a la cumbre es la que asumen muchos países en la actualidad, no hay terrorismo malo ni bueno, sino, terrorismo; esa posición de Cuba fraguada en la figura de Fidel ha sido importante”. 

Aun conociendo los viles planes y el peligro que sobre su figura se tramaba, Fidel asistió a la cumbre. El archiconocido terrorista Luis Posada Carriles tenía en su poder explosivos para echar abajo el Paraninfo y varios edificios a su alrededor; “fue allí a riesgo de su vida para denunciar lo que se maquinaba”, señaló el presentador.

Valoró el excepcional papel de la entonces joven periodista Ivón Deulofeu que, junto al camarógrafo Antonio Gómez, alias El loquillo, lograron documentar el amañado proceso judicial –varios de los magistrados fueron obligados a renunciar- contra el grupo de apátridas; “con sus reportajes fueron obligando a la prensa panameña a que actuara”, que hasta ese momento ignoraba el asunto. Lo demás es sabido, el gobierno de Mireya Moscoso indultaría a los acusados.

Por su parte la autora agradeció el valeroso equipo que la acompañó en su trabajo. Estuvo en la segunda vista y en el juicio. Admitió que el verdadero protagonista de este libro es Fidel, “gracias a su inteligencia predijo todo lo que los terroristas pretendían”.

Refirió el proselitismo de los terroristas llevado a cabo por la prensa local que los presentaban como uno adorables y pobres viejitos, en especial a Posada Carriles, quien fue la cabeza del vil proyecto: “se le dio vuelta al juicio para que juzgara el accionar de Cuba y no el de los terroristas; hubo apoyo de familiares, amigos, periodistas y hasta gente que hizo sabotaje en Cuba para respaldarlos pero empezamos a revelar documentos desclasificados del FBI y se tuvo que juzgar a los acusados”, subrayó, además que el pueblo panameño fue un actor principal en el pedido de justicia, dijo.

Aseguró que este libro es una larga investigación periodística para ilustrar cómo personas como Posada Carriles son capaces de asesinar; “lo que hicimos fue compilar los detalles de una historia de los que actúan contra Cuba”, concluyó.
 

Editado por Yaremis Pérez Dueñas

Un joven llamado Fidel Alejandro
María Luisa García Moreno
La paloma de vuelo popular
Nicolás Guillén
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis