cabezal
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
fondo
Cien poetas


SERAFINA NÚÑEZ
(1913)

El primer impulso de su poesía fue lírico intimista, en seguida adoptó un aire "juanramoniano", y estuvo próxima a la labor creativa del primer momento de Orígenes. Su obra trata sobre el amor, la muerte, el mar, todo teñido de una sombra elegíaca que preside la tonalidad de sus principales poemas. No asume la cerrada introspección y la propia sencillez de su lenguaje la separa de todo barroquismo o de pura búsqueda estética.Véase el poema “Canción del tenaz alborozo”.


Obra referencial: Núñez, Serafina: En las serenas márgenes, antología poética, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1998.

 

CANCIÓN DEL TENAZ ALBOROZO

Sí, bien lo sé,
El tiempo de mi llanto es tan antiguo;
Pero los ojos resisten como gemas el fuego
Consumiendo la vasta llanura de la tristeza.
Islas de la esperanza se niegan al ardiente conjuro;
Sin embargo, a veces
Ellas parecen aletear en mi sangre.
Sube desde las venas el alborozo de sus seguras selvas,
Me inunda el verde de la palabra por nacer,
El tacto de las terrestres cosas
Rinde entonces sus frutos de cielo sosegado,
Y la orilla del olvido se me entrega
Como un rostro distante que retornara dulcemente
A la sorda música de mis miradas.
Torbellino, vorágine,
Tumulto de otoños y promesas
Devorando los límites del alma.
Puedo en ese instante murmurar: Dios me entiende.
El amor abre sus cien puertas cada mañana
A los huracanes y a los testigos videntes;
El hombre es una ventana
Que cada alba encuentra en el alféizar
Su sonrisa y su gemido.
Entonces, humildemente ruego;
Islas de la esperanza, sed sordas al sollozo
Yo soy ahora la de enfrente,
La que pasea por aquella esquina
De pañuelos alegres.
Desde lejos me miran las viejas tinieblas,
Mis labios, mis manos, presagios, palabras,
Mis temores, las voraces mentiras…
Me miran desde lejos,
Se insinúan, me llaman, y yo vuelvo la espalda.
(La de enfrente se pliega en su cifra remota.)
Islas de la esperanza… Las veletas sostienen
Las ciudades del mundo,
Y claros hombres encienden sus hogueras
En las fronteras de la noche
Recuperando el territorio virginal de la canción.
El aire es un tatuaje de luces en mi frente
Y el acordado rumor del arroyo y la yerba fina
Humedece recónditas gargantas.
Elabora secreta lámpara tu llama para siempre,
Apegada a mi pecho siento crecer la vida.



subir


autores
    
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fondo
fondo
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
cabezal
fondo
Edición: VIRGILIO LÓPEZ LEMUS / Diseño Web: YALIER PÉREZ MARÍN
© Cubaliteraria, 2001.