cabezal
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
fondo
Cien poetas
RAFAEL ALCIDES PÉREZ
(1933)

Comienza a publicar su poesía tras el triunfo de la Revolución, y en seguida se incorpora al coloquialismo, al que añade una peculiar manera expresiva entre emotiva y elegíaca. Se ha mantenido fiel a esta línea, incursionando en temas sobre todo autobiográficos. A veces gusta de la poesía ingeniosa, como en "La doble imagen", "La cita del señor" o "La nariz", pero su tono central está en "Agradecido como un perro", en el que lo emotivo, sentimental, trae reminiscencia del neorromanticismo. Alcides tiene un trasfondo afín con la expresión de tragedias familiares o sociales, como testimonian sus poemas "La bayamesa desconocida" y "La liquidación del siglo", respectivamente. Es asimismo un notable narrador.


Obra referencial: Alcides Pérez, Rafael: Nadie, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1993.


 

LA CITA DEL SEÑOR

Un señor que va a morir esta tarde
a las 4 y 53 minutos cuando se cayó el ascensor
del edificio donde reside su cuñada Emérita Rondón viuda
de Arteaga, miope, costurera de oficio,
se ha detenido con su paraguas
al pasar bajo la sombra de un árbol
junto al muro de la acera.
¿Intuición? ¿Presentimiento? ¿Una especie
de revelación? ¿Se quedará allí
un minuto más de los debido
hasta ponerse fuera de peligro?
Me inclino a creer que no. La sombra pasa,
el reloj apura y al señor apenas le quedan en este instante
los catorce minutos justos, imprescindibles,
para, tomando un taxi, llegar en punto al ascensor. Y
de todos modos, dentro de dos minutos, a las 4 y 39
con cincuenta y dos segundos (GMT) un ómnibus de la ruta 27
se proyectará contra ese propio árbol de la meditación del señor,
causando la muerte a un menor con un aro
que pasaba por allí sin ninguna razón
y se detuvo a contemplar un paraguas olvidado junto al muro,
no mencionándose en los periódicos de la mañana
al reseñar el accidente, ningún otro hecho de importancia,
ni testigos junto al árbol que presenciaran el siniestro.
Sorprende que entretenido en disfrutar de su sombra
el señor (ya de cierta edad) no parece tener apuro. Incluso
acaba de determinar tomarse una cerveza al pasar por la taberna de 16 y 23.
Sin embargo,
¡cosa extraña en estos tiempos!, ahí está un taxi de repente
frenando con estrépito. Y más extraño aún,
el hombre del taxi (cuyo rostro no se divisa bien)
se ha desmontado con una gorra de almirante en la mano,
y abriendo la portezuela cortésmente
lo invita a subir.
Aunque el señor, como se dijo, le sobra el tiempo
y ha visto llegar el taxi como en un sueño
mientras pensaba con deleite en su cerveza,
distraído consulta la hora:
"¡Dios mío (se sorprende)… las y 39!"
y apresurado y misterioso,
como quien de repente recuerda algo,
olvidando su paraguas
entra el señor definitivo en el taxi
con una sonrisa muy blanca.



autores
    
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fondo
fondo
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
cabezal
fondo
Edición: VIRGILIO LÓPEZ LEMUS / Diseño Web: YALIER PÉREZ MARÍN
© Cubaliteraria, 2001.