cabezal
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
fondo
Cien poetas

LUISA PÉREZ DE ZAMBRANA
(1835?-1922)

La tragedia de su vida fue ver morir por enfermedades a toda su familia. De ello surge una de las obras elegíacas más intensas de la poesía cubana; sus "Siete grandes elegías familiares" forman un conjunto que valdría la pena ver editado alguna vez en forma independiente. Con ella, el edénico canto a la naturaleza cubana del siglo XX, se torna sombrío; parece que se observa el mundo desde una tumba. Antes de la primera muerte, la de su esposo, que dio lugar a "La vuelta al bosque", escribió una obra de purezas criollas a lo Milanés, como testimonia su bello texto "Mi casita blanca". No siempre se antologa su poema "A mi amigo A. L.", que es, sin embargo, uno de los mejores retratos en versos de la lírica de Cuba y antecedente del "discurso femenino" y del tono conversacional de la poesía hispanoamericana del siglo xx.


Obra referencial: Pérez de Zambrana, Luisa: Poesías completas, ensayo preliminar, compilación, ordenación, tabla de variantes y notas de Ángel Huete, edición de Ángel Huete, La Habana, 1957.


 

LA VUELTA AL BOSQUE

Después de la muerte de mi esposo


"Vuelves por fin, ¡oh dulce desterrada!,
Con tu lira y tus sueños,
Y la fuente plateada
Con bullicioso júbilo te nombra,
Y te besan los céfiros risueños
Bajo mi undoso pabellón de sombra".
Así, al verme, dulcísimo gemía
El bosque de mis dichas confidente;
¡Oh bosque! ¡oh bosque!, sollocé sombría,
Mira esta mustia frente,
Y el triste acento dolorido sella,
Siglos de llanto ardiente
Y oscuridad de muerte traigo en ella.
Mira esta mano pura
¡Ay! que ayer ostentó, resplandeciendo,
El cáliz del amor y la ventura,
Hoy viene sobre el seno comprimiendo
Una herida mortal... ¡Bosque querido!
¡Tétricas hojas! ¡ ¡lago solitario!
¡Estrella que en el cielo oscurecido
Rutilas como un cirio funerario!
¡Lúgubres brisas y desierta alfombra!
Alzad eterno y funeral gemido,
Que el mirto de mi amor estremecido
Cerró su flor y se cubrió de sombra!
Sobre la frente pálida y querida
Que el genio coronaba esplendoroso,
Y la virtud con su inefable calma,
Sobre la frente ¡oh Dios! del dulce esposo,
Ídolo de mi alma,
Y altar de humanidad y de dulzura,
Alzó la muerte oscura
La pavorosa noche de sus alas;
Y cual la tierna alondra que en su vuelo,
Atraviesan las balas
Y expirante y herida
Baja, bañada en sangre desde el cielo,
Y queda yerta y rígida en el suelo
Con el ala extendida,
Así mi corazón de espanto frío
Quedó al golpe ¡Dios mío!
Que mi vida cubrió de eterno duelo.
Cuando volvió a la luz el alma inerte,
La tierra, la montaña, el mar, el cielo,
No eran más que el sudario de la muerte.
¡Oh bosque! ¡oh caro bosque! todavía
De este dolor la tempestad sombría
Ruge en mi corazón estremecido,
Y gira el pensamiento desolado
Como un astro eclipsado
Entre tinieblas lóbregas perdido.
Y aquí estoy otra vez... ¡oh qué tristeza
Me rompe el corazón...! Sola y errante
Vago en tu melancólica maleza,
Por todas partes con dolor tendiendo
El mirar vacilante;
Ya me detengo trémula, sintiendo
El próximo rumor de un paso amante;
Ora hago palpitante
Ademán de silencio a bosque y prado,
Para escuchar temblando y sin aliento,
Un eco conocido que ha pasado
En las alas del viento;
Ora ¡oh Dios! de la luna entristecida
A los rayos tranquilos,
Miro cruzar su idolatrada sombra
Por detrás de los tilos:
Y la llamo y la busco estremecida
Entre el ramaje umbrío,
En el terso cristal de la laguna,
Bajo las ramas del abeto escaso,
Mas en parte ninguna
Hallo señal ni huella de su paso.
¡Triste y gimiente río
Que los pies de estos árboles plateas!
¿Por qué no retuviste
Y en tus urnas de hielo no esculpiste
Su fugitiva imagen? ¡Aura triste
Que entre las hojas tu querella exhalas!
¿Por qué no aprisionaste en tus alas
El eco tanto tiempo no escuchado
De su adorada voz? ¡Oh bosque amado!
¡Oh gemebundo bosque! ya no pidas
Sonrisas a estos labios sin colores
Que con dolor agito:
Pues no pueden nacer hojas y flores
Sobre un tallo marchito.
Que ya en el mundo, mis inciertos ojos
Sólo ven un sepulcro que engalana
Flor macilenta con cerrado broche,
Y allí me encuentran pálida y de hinojos
Las lágrimas de luz de la mañana
Y los insomnes astros de la noche.
Otras veces aquí ¡cuán diferente
Vagué en su cariñosa compañía!
El arroyo luciente
Como un velo de luz se estremecía
Sobre la yerba humedecida y grata,
Allá el movible mar desenvolvía
Encajes brillantísimos de plata,
Y tembladoras, pálidas y bellas
En el éter azul asemejaban
Abiertos lirios de oro las estrellas.
Él con mi mano entre su mano pura
Bajo flores que alegres sonreían,
Me hablaba de sus sueños de ternura;
Mientras con movimiento dulce y blando,
Las copas de los álamos gemían
Nuestras unidas frentes sombreando.
¡Oh vida de mi vida! ¡oh caro esposo!
¡Amante, tierno, incomparable amigo!
¿Dónde, dónde está el mundo
De luz y amor que respiré contigo?
¿Dónde están ¡ay! aquellas
Noches de encanto y de placer profundo
En que estudié contigo las estrellas,
O escuchamos los trinos
De las tórtolas bellas
Que cerraban las alas en los pinos?
¿Y nuestras dulces confidencias puras
En estas rocas áridas sentados?
¿Dónde están nuestras íntimas lecturas
Sobre la misma página inclinados?
¿Nuestra plática tierna
Al eco triste de la mar en calma?
¿Y dónde la dulcísima y eterna
Comunión de tu alma y de mi alma?
¡Lágrima de dolor abrasadora
Que corres por mi pálida mejilla!
Ya no hay flores ni aromas en el suelo,
Ya el ruiseñor no llora,
Ya la luna no brilla,
Y en la desierta lividez del cielo
Se borraron los astros y la aurora.
Que ya todo pasó, pasó ¡Dios mío!
Para jamás volver; ¿adónde ¡oh cielo!
A dónde iré sin él, por el vacío
De esta noche sin fin? ¡Fúnebre bosque!
Hoy todo es muerte para mí en la tierra,
En la llanura con inmenso duelo
Se elevan los cipreses desolados
Como espectros umbríos,
Las brumas en la frente de la sierra
Crespones son que pasan enlutados,
Van en las nubes féretros sombríos,
El mar gimiendo azota la ribera,
Con sollozo de muerte el viento zumba,
Y es, ante mí, la creación entera
La gigantesca sobra de una tumba.



subir

autores
    
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fondo
fondo
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
cabezal
fondo
Edición: VIRGILIO LÓPEZ LEMUS / Diseño Web: YALIER PÉREZ MARÍN
© Cubaliteraria, 2001.