cabezal
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
fondo
Cien poetas

FLOR LOYNAZ
(1908-1985)

Insólitamente ha pasado casi inadvertido en las letras de Cuba un poema tan hermoso y singular como "Trenino"; ello ha de deberse a que esta poetisa rehuyó siempre la publicación de sus poemas, no frecuentó la escritura, ni dejó organizado, que se conozca, ningún libro. Al contrario de sus hermanos Dulce María, Enrique y Carlos Manuel, ella se expresaba con mayor desenfado sobre asuntos cotidianos, pero siempre con originalidad y personalidad propias. Pareciera casi insólito que aparezca en una antología panorámica de la poesía cubana, pero la calidad del poema seleccionado así lo amerita.


Obra referecial: Hermanos Loynaz: Alas en la sombra, prólogos de Yamilé Manzur Llano y Gumersindo Rico, Valladolid, Excelentísima Diputación Provincial / Fundación "Jorge Guillén", 1995.

 

TRENINO

Trenino, hijo mío, mi perro:
quisiera tener tu corazón
tanto como quisiera tu cerebro;
un corazón humilde y un cerebro sencillo
que llevar dentro del cuerpo.
Y un cuerpo como el cuerpo tuyo: fuerte,
ágil, rudo a la vez ¡eso yo quiero!
Odio el hablar, que es privilegio triste,
prefiero tu ladrido: es más sincero
y más noble y más claro que la inútil palabra
con que hablo y con que pienso.
La burra de Balaam quedó asombrada
al hablar –y aunque fue sin entenderlo–
con la palabra le brotó una lágrima
que hocico abajo le rodó hasta el suelo.
Trenino, mi perro, mi hijo:
tú eres el mundo todo entero
puesto que eres inocente y fuerte
como el mundo en que creo.
Como el mundo que Adán no hubo manchado
con el pecado y con el sufrimiento.

Para ti –Dios lo sabe– son inútiles
el Infierno y el Cielo.
Por eso cuando mueras es posible
que te tome en sus manos un momento
y quede pensativo… ¡Sin saber
cuál es tu sitio en todo el Universo!

1936


subir

autores
    
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fondo
fondo
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
cabezal
fondo
Edición: VIRGILIO LÓPEZ LEMUS / Diseño Web: YALIER PÉREZ MARÍN
© Cubaliteraria, 2001.