cabezal
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
fondo
Cien poetas

EUGENIO FLORIT
(1903-1999)

Habiendo nacido en España y residente y ciudadano estadounidense la mayor parte de su vida, es sin embargo uno de los mejores poetas cubanos, a cuya nacionalidad nunca renunció su poesía. Se le ha señalado como un representante cabal del intimismo de la dirección de la llamada "poesía pura", durante algunos años bajo influjos de Juan Ramón Jiménez, quien subrayó la calidad del poema "Martirio de San Sebastián", uno de los más bellos de la poesía de Cuba. El riguroso cuidado de las formas clásicas se advierte en su soneto "A mi mano". Es uno de los principales precursores de la corriente coloquialista de la poesía cubana, con "Asonante final" y sobre todo con su poema "Conversación a mi padre".


Obra referencial: Florit, Eugenio: Obras completas, 3 tomos, Lincoln, N. E., University of Nebraska / Society of Spanish and Spanish (American Studies, 1982 y 1985).

 

MARTIRIO DE SAN SEBASTIÁN

Sí, venid a mis brazos, palomitas de hierro;
palomitas de hierro, a mi vientre desnudo.
Qué dolor de caricias agudas.
Sí, venid a morderme la sangre,
a este pecho, a estas piernas, a la ardiente mejilla.
Venid, que ya os recibe el alma entre los labios.
Sí, para que tengáis nido de carne
y semillas de huesos ateridos;
para que hundáis el pico rojo
en el haz de mis músculos.
Venid a mis ojos, que puedan ver la luz;
a mis manos, que toquen forma imperecedera;
a mis oídos, que se abran a las aéreas músicas;
a mi boca, que guste las mieles infinitas;
a mi nariz, para el perfume de las eternas rosas.
Venid, sí, duros ángeles de fuego,
pequeños querubines de alas tensas.
Sí, venid a soltarme las amarras
para lanzarme al viaje sin orillas.
¡Ay! Qué acero feliz, qué piadoso martirio.
¡Ay! Punta de coral, águila, lirio
de estremecidos pétalos. Sí. Tengo
para vosotras, flechas, el corazón ardiente,
pulso de anhelo, sienes indefensas.
Venid, que está mi frente
ya limpia de metal para vuestra caricia.
Ya, ¡qué río de tibias agujas celestiales!…
¡Qué nieves me deslumbran el espíritu!…
¡Venid! ¡Una tan sólo de vosotras, palomas,
para que anide dentro de mi pecho
y me atraviese el alma con sus alas!…
¡Señor, ya voy, por cauce de saetas!
Sólo una más, y quedaré dormido.
Este largo morir despedazado
cómo me ausenta del dolor. Ya apenas
el pico de estos buitres me lo siento.
¡Qué poco falta ya, Señor, para mirarte!…
¡Y miraré con ojos que vencieron las flechas;
y escucharé tu voz con oídos eternos,
y al olor de tus rosas me estaré como en éxtasis,
y tocaré con manos que nutrieron estas fieras palomas,
y gustaré tus mieles con los labios del alma!
Ya voy, Señor, ¡Ay! Qué sueño de soles,
qué camino de estrellas en mi sueño…
Ya sé que llega mi última paloma…
¡Ay! ¡Ya está bien, Señor, que te la llevo
hundida en un rincón de las entrañas!


subir

autores
    
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fondo
fondo
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
cabezal
fondo
Edición: VIRGILIO LÓPEZ LEMUS / Diseño Web: YALIER PÉREZ MARÍN
© Cubaliteraria, 2001.