cabezal
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
fondo
Cien poetas

ENRIQUE LOYNAZ
(1904-1968)

Como algunos integrantes de su generación y por diversas causas, Enrique Loynaz fue un "renunciante" a la escritura prolongada de la poesía, postergando siempre la divulgación de su obra, quizás porque la consideraba demasiado íntima, personal, incluso introspectiva, lo que ha dado lugar a que se aplique en su caso el término de mística. No publicó libro y su poesía se encuentra aún bastante dispersa. Su poema "La oración del crepúsculo" es de los mejores de su línea en Cuba.


Obra referencial: Hermanos Loynaz: Alas en la sombra, prólogos de Yamilé Manzor Llano y Gumersindo Rico, Valladolid, Excelentísima Diputación Provincial / Fundación "Jorge Guillén", 1995.

 

LA ORACIÓN DEL CREPÚSCULO

¡MI DIOS, quiero ser algo inmaterial!… Quisiera
no haber jamás nacido y no morir jamás;
ser tan sólo una fuerza: un color, un sonido,
una luz… Ser un claro de luna sobre el mar.

Ser un ardiente rayo de sol. Dar de mi fuego
y mi lumbre a la TIERRA, ignorando que allá
en su seno, se agita como un sueño perenne,
como un misterio torvo, la ciega humanidad.

Ignorando sus vanos ideales, sus luchas
por las terrenas glorias y el error ancestral
de juzgarse a sí misma –grande– aun no sabiendo
por cuál causa ha nacido ni por cuál morirá…

No quisiera estar hecho de algo; no quisiera
existir, solamente para luchar, ¡luchar
sin que el estéril río de la vida, me lleve
dulcemente a un remanso de beatitud y paz!

¿Con qué divinos dedos liberar mi materia
de la prisión del mundo donde encerrada está?
¡Cómo podré diluirme todo!, todo en la nada,
en la luz, mi DIOS, ¡quiero ser algo inmaterial!…


subir

autores
    
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fondo
fondo
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
cabezal
fondo
Edición: VIRGILIO LÓPEZ LEMUS / Diseño Web: YALIER PÉREZ MARÍN
© Cubaliteraria, 2001.