cabezal
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
fondo
Cien poetas

CINTIO VITIER
(1921)

Notable ensayista, profundo estudioso de la poesía cubana, Vitier ha sido también un novelista de aciertos. Su extensa obra poética transita desde una primera etapa próxima al magisterio de Juan Ramón Jiménez, hacia otra inmersa en el mundo de rescate de lo cubano implícito, peculiar del Grupo Orígenes. Evolucionó hacia el tono conversacional, con fuerte acento cristiano en sus temas, que versan sobre la piedad, la pobreza, la solidaridad y hermandad y la reflexión sobre la poesía. Sus poemas "La voz arrasadora", "Examen del maniqueo", "Compromiso" y "Torre de marfil", testimonian la evolución de un intelectual en medio del proceso revolucionario y son, asimismo, algunas de las mejores páginas que ha alcanzado a escribir. Se recordará también como muy interesante su complejo poema "El bosque de Birman".


Obra referencial: Vitier, Cintio: Antología poética, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1991.


LA VOZ ARRASADORA

Esta es la voz de un contemplativo, no de un hombre de acción.

Ambas razas, las únicas que realmente existen, se miran con recelo.

Es verdad que ha habido gloriosas excepciones, aunque bien mirados los rostros, bien oídas las voces, la sagrada diferencia se mantiene se mantiene, y aún se torna trágica.

Pero el contemplativo entiende y muchas veces ama el rayo de la acción. Casi nunca lo contrario ocurre.

Esta es la voz absorta de un oscuro, de un oculto, que ha tenido peregrinas ambiciones.

Enumerarlas sería realizar un inventario del delirio.

Baste decir que ha querido romper los límites del fuego en las palabras

y ha vuelto al círculo del hogar con un puñado de cenizas.

No, sin dudas no lo comprenderéis, salvo los que sois del indecible oficio.

Estos hombres se alimentan de lo que hacen; hasta sus sueños y sus fantasmagorías son quehaceres, hechos.

¿Como entender a uno que no ha poseído nunca nada; que no ha tocado una cosa desnuda de alusión;

que sólo vive y muere en el mundo de lo otro, en el inalcansable reino de las transposiciones:

a uno que, de pronto, necesita escribir, como se necesita la comida o la mujer?

Su suerte es dura, extraña, también irrenunciable. Y sin embargo o por lo mismo, ya no me preguntéis,


cada vez que oye la voz arrasadora de la vida, arroja su fantástico tesoro

y sale cantando y llorando y resplandeciendo, y va silencioso a ocupar el puesto que le asignan.


Marzo de 1960


subir

autores
    
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fondo
fondo
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
cabezal
fondo
Edición: VIRGILIO LÓPEZ LEMUS / Diseño Web: YALIER PÉREZ MARÍN
© Cubaliteraria, 2001.