cabezal
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
fondo
Cien poetas

ÁNGEL ESCOBAR
(1957-1997)

Poesía ansiosa de comunicación, que le parece difícil al poeta y que se extiende por vericuetos que también parecen ser conversacionales. Es la zozobra de un hombre ante su realidad, ante su propia existencia. Si de testimonio hay en ella, resulta de la expresión del propio tránsito, de la experiencia vital irrepetible. Véase el poema “Motivo con dos pausas”.


Obra referencial: Escobar, Ángel: El examen no ha terminado, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1999.

 

 

MOTIVO CON DOS PAUSAS

En un rapto de piedad por mi cuerpo
quise convertirme en un contemplativo;
pero eso es tan inútil como la reputación
o la bienaventuranza.
Soy más torpe que el cínico
que celebró los actos,
o la vacuidad de los actos
o el exceso de los sentidos
o la irrepetibilidad del sujeto—:
todo cuanto digo se borra en el intento
de encontrar una sola palabra
que no me haya matado: un nombre,
un vicio, una moneda, Dios;
un sitio donde poder esconderme de mí mismo.

Los artefactos saben hablar,
y todos los dispensan;
y los gestos bestiales hallan perfume, flores—;
cualquier nacido es un dandy, juega con el Demonio,
y entra a la casa del demente, del borracho o la puta,
frenético, fanático, furtivo—
aldea o ciudadela,
pasto o buitre,
pacto o acción, o liquen o desplante,
prende un tizón y me lo paga el alma—
y el alma vuelve a ser de la candela.
Todo está por ganar; todo está por perder.
La contemplación tiene un muerto,
y un retoño podrido en la atalaya.

subir


autores
    
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fondo
fondo
                             INICIO     PRÓLOGO    AUTORES
cabezal
fondo
Edición: VIRGILIO LÓPEZ LEMUS / Diseño Web: YALIER PÉREZ MARÍN
© Cubaliteraria, 2001.